Más noticias

Al fin construyen carretera entre Colón y Gracias a Dios

La vía de 30 kilómetros beneficiará a unos 5,000 residentes de los municipios de Iriona y Juan Francisco Bulnes

Iriona, Colón. El departamento de Gracias a Dios poco a poco dejará de estar aislado del resto de Honduras. En pleno siglo 21 es la única región del país que no está conectada a la red vial primaria.

Llegar a esta extensa zona ubicada al nororiente del país no es tarea fácil. La carretera apenas comienza a construirse entre los municipios de Iriona en Colón y Juan Francisco Bulnes, en Gracias a Dios.

De allí en adelante el camino se vuelve una aventura ya que toca atravesar ríos y subir los carros en balsas o utilizar la playa como vía. Los que viven tierra adentro no tienen más alternativa que tomar una lancha para poder llegar directamente a La Ceiba o Colón o pagar un avión, un servicio que no está al alcance de muchos.

Desde hace años las autoridades locales de Iriona vienen trabajando con esfuerzos propios para reactivar el terraplén, donde hace casi un siglo funcionó el ferrocarril de la transnacional United Fruit Company.

Aníbal Duarte, alcalde municipal de Iriona informó que ya han logrado abrir unos 15 kilómetros de vía permitiendo comunicar las comunidades de la parte baja del municipio.

Pero el proyecto no es obra gubernamental. Con equipos y esfuerzos de personas de esta localidad y el aporte de las autoridades de Iriona, se han unido para comunicar a sus comunidades que en el pasado tenían que hacerlo a lomo de bestias o de lanchas y cayucos a través de los ríos y lagunas.

La nueva vía está abierta hasta el sector del Waí.

El alcalde dijo que unos cinco mil pobladores de Juan Francisco Bulnes, el más pequeño de Gracias a Dios, se verán beneficiados con la nueva arteria.

A finales de abril habrá paso

José Antonio Villalta, alcalde municipal de Juan Francisco Bulnes, informó que para finales de abril la carretera estará habilitada para el tránsito de cualquier tipo de vehículos.

“Ya estamos a ocho kilómetros para que se llegue al final del proyecto, y así podamos acceder de una mejor forma posible, ya que actualmente de Iriona se tienen que tomar los carros; y estos tienen que ser de doble tracción para poder llegar a nuestro municipio”, explicó el jefe edilicio.

Debido a que este tramo no se ha podido terminar, el acceso vehicular a las comunidades de San Pedro y San Isidro Tocamacho, en Batalla y Palacios actualmente solo es posible por la orilla de la playa, donde se tienen que usar la balsas para que las unidades puedan continuar con su tránsito hacia el interior de este municipio.

Las balsas han sido por tradición los puentes que permiten el paso hacia dentro y fuera de estos municipios, divididos por las desembocaduras de ríos y lagunas el mar. Esto hace que los pasajes sean elevados y el viaje a la vez arriesgado.