El 40% de denuncias es por maltrato a mujeres

En los últimos tres meses, la violencia doméstica ha ocupado el 40 por ciento de las denuncias que se presentan en las oficinas de la Dnic, en Puerto Cortés.

MUJERES MARCHAN POR LAS CALLES DE COMAYAGUELA EN PROTESTA CONTRA LA VIOLENCIA FEMENINA
MUJERES MARCHAN POR LAS CALLES DE COMAYAGUELA EN PROTESTA CONTRA LA VIOLENCIA FEMENINA /

En los últimos tres meses, la violencia doméstica ha ocupado el 40 por ciento de las denuncias que se presentan en las oficinas de la Dirección Nacional de Investigación Criminal, Dnic, en Puerto Cortés.

El jefe regional de la Dnic, Francisco Jeremías Canelas, señaló: “Es lamentable conocer a diario cuántas mujeres están sufriendo violencia doméstica de sus esposos o compañeros de hogar. De cinco a diez denuncias se reciben cada día. Hay un gran repunte de la incidencia”.

Lamentó que algunas mujeres retiran las denuncias de violencia doméstica cuando se ha detenido a su pareja, “esa actitud afecta el trabajo de la investigación y a ellas mismas porque el agresor vuelve a cometer el delito y es un círculo vicioso que termina en consecuencias fatales por no dejar un precedente”.

Centro de salud

La violencia doméstica no solamente es física. Existe violencia sicológica, verbal, sexual y contra la propiedad, de manera que no necesariamente la mujer o el hombre tiene que sufrir golpes para ser víctima de este problema social que aumenta cada día.

La sicóloga del centro de salud Cornelio Moncada, Teresa Méndez, señaló que la violencia doméstica es un problema ocasionado por la pérdida de principios en la sociedad, cuyo resultado es fatal porque no sólo sufre la víctima de violencia doméstica, sino también los seres que la rodean, en este caso, los hijos.

Méndez agregó que las consecuencias en esos niños son terribles porque crecen con un patrón de conducta como secuela del ambiente en sus hogares durante su infancia.


“Las parejas que tengan diferencias deben solucionarlas discretamente para que sus hijos no se den cuenta de los problemas de sus padres y mucho menos de que uno de ellos golpea al otro. Es saludable para todas las familias que agoten el diálogo y, si la relación ya no puede continuar, hay muchas soluciones, menos llegar al irrespeto físico y verbal”.

Las autoridades de la Dnic manifestaron que las denuncias aumentan los fines de semana, cuando el hombre ingiere alcohol o está bajo los efectos de la droga.

La Prensa