Más noticias

Dictan sobreseimiento a favor de cúpula militar

El juez natural y presidente de la Corte Suprema de Justicia, Jorge Rivera Avilés, libró hoy de responsabilidad penal a la Junta de Comandantes de las Fuerzas Armadas de Honduras.

Honduras' Army Chief and Military Chief of Staff, General Romeo Vasquez, center,  reads a document as he is accompanied by officers at the stadium where president-elect Porfirio Lobo will hold his inauguration ceremony in Tegucigalpa, Tuesday, Jan 26, 2010. Next Jan 27, Lobo will be sworn in as the new President of Honduras.(AP Photo/Esteban Felix)
Honduras' Army Chief and Military Chief of Staff, General Romeo Vasquez, center, reads a document as he is accompanied by officers at the stadium where president-elect Porfirio Lobo will hold his inauguration ceremony in Tegucigalpa, Tuesday, Jan 26, 2010. Next Jan 27, Lobo will be sworn in as the new President of Honduras.(AP Photo/Esteban Felix) /

El juez natural Jorge Rivera Avilez dictó sobreseimiento definitivo a la Junta de Comandantes de las Fuerzas Armadas por la acusación de la Fiscalía en el caso de Manuel Zelaya Rosales.

Rivera dictó "sobreseimiento definitivo" para el jefe del Estado Mayor, Romeo Vásquez, y el subjefe del Estado Mayor, general Venancio Cervantes, por los delitos de abuso de autoridad en perjuicio de la Administración Pública y expatriación en perjuicio de la seguridad.


Los cargos fueron presentados por la Fiscalía el pasado día 6, al estimar que hubo delito en la expulsión del país de Zelaya el 28 de junio pasado, tras el golpe de Estado con que fue derrocado.


También quedan sobreseídos los jefes del Ejército, general Miguel Ángel García Padgett, y de la Fuerza Aérea, general Luis Javier Prince; y de la Fuerza Naval, contraalmirante Juan Pablo Rodríguez, así como el inspector general de las Fuerzas Armadas, general Carlos Cuéllar.


"Si bien existe el indicio racional y de reconocimiento por parte de los imputados de ser los responsables de los actos que el Ministerio Público señala como criminosos, ante la falta del dolo no se ha podido acreditar la plena prueba de la comisión de delitos", según la resolución judicial.


El magistrado indicó que, "al no poderse conceptualizar ninguna acción como delito, es procedente dictar el sobreseimiento definitivo correspondiente".


Rivera, quien ordenó entregar sus "respectivas cartas de libertad definitiva" a los procesados, afirmó que en la audiencia "no se ha acreditado por la parte procesal correspondiente que los imputados hayan realizado las acciones que se señalan como punibles con evidente intención dolosa".


"Al faltar ese elemento no se pueden conceptualizar como delitos las referidas acciones", afirmó.


En el fallo, Rivera recoge los argumentos de la defensa de que los militares aceptaron que "dispusieron el traslado" de Zelaya fuera de Honduras, pero "justifican que lo hicieron tomando en cuenta el gran peligro que corría el país y para proteger los bienes y las vidas de los hondureños y de los extranjeros residentes".


"Llegando a la conclusión de que en ese momento era preferible el derecho de la sociedad de vivir en paz y sin derramamiento de sangre", señaló el fallo judicial, con los motivos de la defensa de los militares.

La defensa de los militares utilizó el apartado del Estado de Necesidad tipificado en la ley y que por esa razón extraditaron a Zelaya después del cumplimiento de la orden de captura.

Los militares probaron ante las autoridades judiciales que Zelaya no salio en pijama como se lo hizo saber al mundo desde la capital costarricense. Ademas, su defensa alego que corría un peligro grave si Zelaya permanecía en el país.

La Corte Suprema de Justicia entrego las cartas de libertad a la cúpula militar, liberándolos de culpa por la extradición de Zelaya el pasado 28 de junio de 2009.