Más noticias

Primer desafío de Honduras es una justicia que funcione

<p>El embajador de Francia Laurent Dominati advirtió que el narcotráfico podría convertir a Honduras en un narcoestado.</p>

/

El embajador de Francia Laurent Dominati advirtió que el narcotráfico podría convertir a Honduras en un narcoestado.

La corrupción, inseguridad y la pobreza son otros desafíos que deberían superarse, además reducir los índices de mortalidad infantil y analfabetismo.

El diplomático cree que Honduras está en un punto clave en el que o se hunde o se levanta, pero los cooperantes seguirán apoyando si miran voluntad, si hay cambio.

En una entrevista con LA PRENSA, Dominati dijo que la evaluación se hará en los próximos años con el cumplimiento o no de las metas del milenio.

¿Cómo mira al país de forma general?

Creo que a pesar de todo hay un progreso en la democracia, que es la razón por la que los países europeos ayudan a Honduras más que Estados Unidos. La democracia es el único sistema en el cual creemos que realmente ha probado su eficacia, un régimen que se preocupa por el hambre del pueblo, de los pequeños, de los niños.

¿Qué tan correcto es el conflicto entre poderes del Estado como en Honduras?

Honduras continúa en ese cambio desde hace unos 20 años, pero es uno de los pueblos más pobres de América Latina, tratando de asegurarse más derecho, más justicia, entonces, es natural los conflictos entre poderes del Estado en todos los países democráticos, es natural conflictos entre grupos de poder, como dice el presidente Zelaya, y el poder político es normal también, pero es un progreso que esos conflictos sean públicos, transparentes, porque en el pasado no se conocían los conflictos y ese es el papel de la prensa hacer públicos esos conflictos.

¿Cómo ve la corrupción en Honduras?

Está el Consejo Nacional Anticorrupción, el cardenal habla sobre ese tema, el presidente Zelaya habla del tema, el G-16 habla de corrupción, todos hablan de corrupción, hay investigaciones sobre corrupción, pero en todos los países hay corrupción, en Francia hay corrupción, aunque es uno de los países menos corruptos según organizaciones internacionales, la diferencia es que allá el que comete un acto de corrupción puede tener miedo porque hay justicia, tal vez en un año, cinco años, diez años, pero hay justicia, todos los ladrones no van a prisión pero todos tienen una enorme posibilidad de ir presos, grandes o pequeños, ésa es la diferencia.

¿Cuáles son los desafíos de Honduras?

El primer desafío es la construcción de una justicia que funcione. La violencia de Honduras no es sólo problema de policía, es la cadena de seguridad que va desde el juez, el procurador, el fiscal, el policía y la sociedad, el marido frente a su mujer, los hijos, entonces es una cadena y el fortalecimiento de esa cadena puede dar seguridad sicológica en cada hondureño, creo que hay progresos pero hay un riesgo crítico que pesa sobre Honduras.

¿Cuál es ese riesgo?

Es el narcotráfico porque se liga a todos los otros crímenes, como el tráfico de personas, de los indocumentados, de armas, robo de carros y muchas muertes. Segundo, es un tráfico que no puede existir sin la tentación de infiltrarse en la justicia, en la policía, en el gobierno, en las empresas, en todo el sistema de la sociedad está amenazada por el narcotráfico.

Volviendo a los desafíos, ¿qué otros ve?

La lucha contra la pobreza, pero cómo lograrlo con una sociedad donde no se pueden hacer inversiones reales, donde no hay posibilidad de tener esa sociedad de confianza, entonces es una amenaza porque algunos dicen que Honduras es un narcoestado, lo dijo Ramón Custodio, otros, bueno, yo no creo que sea un narcoestado porque no tengo una capacidad de investigación particular, pero creo que hay un riesgo.

En este entorno ¿qué posibilidades mira?

Para mí hay la posibilidad de observar un consenso sobre el desarrollo de una nación en diez puntos, por ejemplo, no sé, pero los dirigentes y políticos deben escoger los puntos claves para que todos los gobiernos los continúen, en educación, salud, carreteras, justicia, entonces es un país de 7.5 millones de habitantes, es un país ni grande ni pequeño, es medio, entonces el pueblo hondureño tendría más confianza para el futuro, es un pueblo joven, es fantástico, pero necesitan trabajo, educación, confianza en la política, creo que si hay puntos claves el país puede contar la ayuda internacional, con estabilidad geopolítica y el camino a pasar por diez o 15 años.

El otro es el riesgo de vivir en un estado donde la realidad del juego sean los cárteles, convertirse en un narcoestado, hay la posibilidad porque la droga da tanto dinero, al extremo que en México hay una lucha dura contra el narcotráfico.

El riesgo de Honduras es porque no hay un sistema judicial confiable, un sistema de investigación efectivo, una fuerza del Estado comprometida para combatir el crimen organizado.

Más del tema

Competitividad. Para el embajador francés es una sorpresa ver aquí colas hasta en las calles para entrar a los bancos privados. "Debe haber un sistema financiero competitivo, éste es un momento clave, pero no depende de otros países, depende de los hondureños", indicó.

Ejes de desarrollo. Dominati resaltó que Honduras tiene el puerto más importante en el Atlántico; "tienen la carretera central que puede ser un eje de desarrollo fantástico de un lado con El Salvador y del otro con Cortés, hay suficiente capacidad de hacer represas y exportar energía".

Alianza con Europa. "¿Por qué no una alianza fuerte entre América Central y Europa? Son los mismos países, las mismas lenguas, los mismos valores, la democracia, las mismas necesidades de desarrollo sostenible, entonces por qué no ver a Europa", preguntó el embajador Dominati.

Decisión del G-16. "Nosotros tenemos el pensamiento de ayudar, pero hay un momento de decidir, bueno, ellos muestran esfuerzos por salir adelante, es un éxito y pueden caminar por sus propias fuerzas, o no quieren, entonces el G-16 debería desaparecer", indicó Dominati.