Obispos piden no votar por corruptos ni por narcos, sino que con conciencia

“Las elecciones del Bicentenario” se titula el mensaje de tres páginas emitido con el objetivo de orientar pastoralmente.

Los prelados llaman a los hondureños a elegir candidatos con conciencia y libertad.
Los prelados llaman a los hondureños a elegir candidatos con conciencia y libertad.

TEGUCIGALPA

La Conferencia Episcopal de Honduras pidió a los hondureños que en las elecciones generales del 28 de noviembre no voten por políticos que estén asociados con la corrupción y el narcotráfico.

“Hoy más que nunca necesitamos candidatos con un comportamiento ético reconocido por todos, candidatos que no estén marcados por la lacra de la corrupción o el narcotráfico, qué tanto daño han hecho a nuestro país”, indicaron los obispos en un pronunciamiento público.

Los hondureños elegirán en noviembre al nuevo presidente del país, tres vicepresidentes, 298 alcaldías municipales, 20 diputados para al Congreso Nacional y 20 para el Parlamento Centroamericano. Según la Conferencia Episcopal, las elecciones serán “atípicas” por “diversas circunstancias muchas de ellas dolorosas y dramáticas”, porque se celebrarán “en un contexto muy crítico a consecuencia de una política de Estado deficiente y frustrante, a consecuencia de la pandemia del covid 19 y del paso de los huracanes Eta e Iota”.

Además, los comicios se dan también en el contexto histórico del bicentenario (de la independencia de la Corona española), que “invita a vivir un proceso electoral con mayor compromiso, conciencia y responsabilidad acerca del bien común, acerca del valor de la vida humana, de la salud y de la familia”.

Los obispos indicaron que se ven en la necesidad de orientar pastoralmente a la población a fin de que ejerza libremente su voto el 28 de noviembre. “En primer lugar, exhortamos a los electores a que acudan a votar, el abstencionismo no ayuda en nada, más bien estamos frente a una inmejorable oportunidad para cambiar la situación y el rumbo que lleva nuestro país”, subraya el mensaje.

Además, consideran que “cumplir con el deber de elector es una responsabilidad ética, civil e histórica, que va mucho más allá del momento de emitir el voto, pues implica un conocimiento de los candidatos, un discernimiento y una decisión personal; es decir, no se trata de votar, sino de elegir”.

Las elecciones de noviembre serán las undécimas consecutivas desde que Honduras retornó al orden constitucional, en 1980. “Elegir en conciencia es el resultado de no haberse dejado influir por ninguna manipulación, a favor o en contra de los candidatos, y elegir en conciencia es votar con verdadera libertad interior por los candidatos que consideres más idóneos, lo cual significa no votar en plancha y no ceder a la tentación de vender el voto”, añaden.

La Prensa