Advierten sobre efectos de ciclones tropicales en Honduras

Meteorología prevé la formación de hasta 20 tormentas tropicales durante la temporada ciclónica; ocho de ellos huracanes, de los cuales cuatro serán de bastante intensidad.

Daños. El paso de las tormentas Eta y Iota dejó graves daños en el país, principalmente en el occidente y el valle de Sula. (Photo by Orlando SIERRA / AFP)
Daños. El paso de las tormentas Eta y Iota dejó graves daños en el país, principalmente en el occidente y el valle de Sula. (Photo by Orlando SIERRA / AFP)

TEGUCIGALPA

La temporada ciclónica en el Atlántico ya inició oficialmente y de acuerdo con los modelos meteorológicos internacionales, se pronostica la formación de entre 18 hasta 20 tormentas tropicales, de las cuales ocho se podrían convertir en huracanes, siendo cuatro de ellos de bastante intensidad.

Honduras, que aún está vulnerable por el paso de las tormentas tropicales Eta y Iota, debe estar alerta, pues las probabilidades de que los fenómenos afecten de manera directa o indirectamente al país son mayores a los años promedios, dijo Francisco Argeñal, jefe de meteorología del Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos).

Argeñal manifestó que se deben tomar medidas para evitar que se den más daños en el país.

“Estamos altamente vulnerables por Eta y Iota, no se han reconstruido completamente los canales de alivio, ni los bordos de contención del valle de Sula, tampoco se han hecho procesos de obras de mitigación en las zonas de deslizamiento del occidente. Falta bastante que hacer todavía y de alguna manera hay que organizar a la población para evitar tener desastres este año”, advirtió.

Agregó que el escenario de este año no se parece en nada al de 2020; sin embargo, no se puede descartar tener efectos directos de un ciclón tropical, por lo tanto, “lo importante es prepararse siempre”.

En 2020 se formaron 30 tormentas tropicales en el Atlántico, entre ellas Eta y Iota que durante su paso en noviembre dejaron graves daños en gran parte del país.

Expertos en meteorología coinciden que uno de los factores determinantes del desarrollo de la temporada será la llamada Oscilación Meridional de El Niño (ENSO en inglés), una fluctuación climática de corto plazo que está determinada por el calentamiento o enfriamiento de las aguas del Pacífico central y oriental, señalaron expertos.

El meteorólogo principal de AccuWeather, Dan Kottlowski, lo explica así: “Si ENSO se inclina hacia La Niña más rápido de lo previsto, es decir si lo hace en agosto o a comienzos de septiembre, podemos tener más de 20 tormentas, pero si se mantiene neutral hasta octubre, el numero de tormentas será menor a 20”.

Una semana antes del inicio de la temporada ciclónica, se formó la inofensiva tormenta subtropical Ana que evolucionó a tormenta tropical cerca de las islas Bermudas y se disipó sobre mar abierto el 24 de mayo.

LC temporada 020621(800x600)

Lluvias y producción

Para mayo Cenaos pronosticó lluvias de bastante intensidad en la zona de occidente, centro y sur; sin embargo, debido a los efectos del cambio climático en la región central y sur no hubo lluvias, mientras en el occidente se presentaron precipitaciones leves. Eso está dejando en una situación precaria a los productores de cultivos de la zona del corredor seco, principalmente en la parte centro y sur del país.

Tirza Espinoza, encargada del departamento de cambio climático en la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), manifestó que en Olancho muchos productores no sembraron durante la siembra de primera debido a la falta de lluvias. “Están esperando las lluvias de junio para comenzar a sembrar”, dijo. Sin embargo, los pronósticos para esa zona no son alentadores.

En municipios de Olancho como Campamento, Concordia y parte de Juticalpa y en Francisco Morazán en Guaimaca, Talanga, Orica, Cedros, Cantarranas y la zona sur, incluyendo el Distrito Central, la canícula de este año será más intensa.

Se prevé que la canícula se junte con la sequía de junio y eso haría que desde junio hasta mediados de julio las condiciones sean bastante secas, muy por debajo del promedio de lluvias, lo que dejaría un ambiente desfavorable para la producción agropecuaria.

“La gente que sembró milpas con las lluvias de abril, prácticamente ya las perdieron, ya en este momento las lluvias que se pronostican en junio no aseguran que las milpas puedan sobrevivir, entonces hay que esperar la parte de postrera para la siembra de granos básicos”, dijo Argeñal.

Fenómeno climático de La Niña 2020-2021 terminó

GINEBRA, SUIZA. El fenómeno climático de La Niña 2020-2021 “ha terminado” y “se espera que las temperaturas del aire sean superiores a la media entre junio y agosto, en particular en el hemisferio norte”, afirmó la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Las probabilidades de que las condiciones en el Pacífico sean neutras hasta julio se sitúan en el 78% y bajan hasta el 55% para el período de agosto a octubre, según la OMM.

La Niña es un fenómeno que produce un enfriamiento a gran escala de las aguas de la superficie oceánica en las partes central y oriental del Pacífico ecuatorial, además de cambios en los vientos, la presión y las precipitaciones.

“La Niña ejerce un efecto transitorio de enfriamiento a escala mundial, que suele ser más intenso en el segundo año del episodio”, indicó el Secretario de la OMM, Petteri Taalas. “Esto significa que, según los estándares recientes, el año 2021 ha tenido un comienzo relativamente frío. Pero esto no debería generar una falsa sensación de seguridad”, dijo.

Según nuevas predicciones de la OMM, hay un 90% de probabilidades de que al menos un año del periodo comprendido entre 2021 y 2025 se convierta en el más cálido jamás registrado, desbancando así del primer puesto a 2016, un año marcado por un intenso episodio de El Niño”, agregó Taalas.

La Prensa