"Nunca expresé con palabras que la amaba y ahora me arrepiento": desgarrador relato de hondureña en Día de la Madre

Eda Martínez murió producto del covid-19 el 13 de marzo en el hospital Catarino Rivas.

En esta imagen, compartida por su familia, aparece Eda Martínez sufriendo los primeros embates del covid-19.
En esta imagen, compartida por su familia, aparece Eda Martínez sufriendo los primeros embates del covid-19.

San Pedro Sula, Honduras.

El expediente clínico de Eda Margarita Martínez Salguero (60), víctima del covid-19, comenzó a registrarse el 2 de febrero del presente año en una sala del hospital Leonardo Martínez y posteriormente entre el triaje del Gimnasio Municipal y el hospital Mario Catarino Rivas, donde finalmente falleció el 13 de marzo.

La muerte de Eda Martínez no se traduce en una cifra más porque permanece en el corazón de su familia y de muchas personas particulares que tuvieron la dicha de conocerla, porque también lo refrenda su historia de superación y de lucha que parte desde que tenía 13 años de edad, tiempo en que fue abandonada por su padre y tuvo que trabajar en la calle para sacar adelante a seis hermanos más.

En este Día de la Madre LA PRENSA rememora una de las tantas historias de familias que perdieron a alguien tan importante en sus vidas y que ahora deberán además de aceptar su ausencia, aprender a vivir entre el duelo y los bonitos recuerdos.

Eda Martínez tenía tres hijos que sacó adelante sin una figura paterna y trabajando arduamente en las calles de la ciudad, entre ellos Eda Izbel Salguero (35), quien ahora con mucha nostalgia recuerda el mayor tesoro que pudo tener en esta tierra...su madre.

Ella tenía un emprendimiento de comidas cerca de la Municipalidad de San Pedro Sula, pero se vio orillada a cerrarlo en el mes de marzo de 2020 cuando se suscitaron los primeros casos de covid-19 en Honduras y que fueron reportados por la Secretaría de Salud y otras entidades de Gobierno. Permaneció prácticamente entre las paredes de su casa hasta diciembre de ese año y luego salió con esperanza de un mejor mañana, a remodelar su negocio, buscar la alternativa de reactivar las ventas y seguir adelante aún en medio de la emergencia sanitaria.

izbel(1024x768)
Esta fotografía muestra a Izbel compartiendo un momento junto con su madre recién fallecida por covid-19.

Todo marchaba bien hasta que uno de los hijos de Eda Martínez comenzó a perder el olfato, el gusto y empezó a sentir algunas fiebres leves, sin duda alguna se trataba del covid-19 ingresando a sus hogares. Lo ocurrido encendió las alarmas en la vida de Eda y el resto de su familia, el 26 de enero presentó síntomas relacionados con el virus, fue entonces cuando su hija Izbel la trasladó a una clínica para evaluarla, sin embargo, la respuesta médica fue que se podría tratar de problemas derivados con sus dos patologías: diabetes e hipertensión.

Los resultados conocidos hasta ese momento no calmaron la preocupación entre la familia, al contrario, prolongaron los niveles de dudas, esto motivó una segunda revisión a través de un laboratorio, el cual arrojó en su resultado que Eda Martínez Salguero era positiva de covid-19.

A los seis días de permanecer en su casa, Eda registró bajos niveles de saturación, por lo que fue llevada a un centro de triaje instalado en Expocentro, donde debido a su complicada condición determinaron remitirla a otro sitio y precisamente el Leonardo Martínez tenía cupo disponible.

"Mi mamá fue ingresada el 2 de febrero al Leonardo, hablaba bien, caminaba y hasta reíamos, todo parecía estar bien. Luego de internarla perdimos el contacto con ella debido a restricciones y después logramos comunicarnos únicamente vía teléfono, allí estuvo hasta el 26 de febrero", relató Izbel durante la entrevista.

hermanos.333(1024x768)
Aquí sale Eda Margarita Martínez abrazada por dos de sus hijos al interior de una vivienda.

"A mi madre la estuvieron movilizando entre el Leonardo Martínez, Gimnasio Municipal y el Catarino Rivas debido a la demanda de oxígeno. Uno de los médicos me comentó que mi mamá además de luchar contra el covid-19, una bacteria había ingresado a su cuerpo supuestamente por falta de higiene y exceso de antibióticos, creemos que eso pasó cuando la tuvimos en el Leonardo Martínez", pormenorizó.

Fue exactamente el 26 de febrero cuando la ingresaron a una sala covid-19 del Catarino Rivas, Eda llegó en una condición delicada, estaba débil de su cuerpo e incluso presentó ciertas lagunas mentales en cuanto al reconocimiento de los demás, esto se pudo derivar de la significativa cantidad de medicamentos que recibió.

"Era el 13 de marzo cuando uno de mis hermanos me llamó y me pidió que fuera al hospital porque los médicos le habían dicho que mamá no respondía. Luego salió un doctor y dijo "su madre acaba de fallecer´, fue algo que no lo esperábamos, porque si bien es cierto, estaba delicada, mostraba constantemente buen ánimo, platicaba y hasta nos pedía comida", recordó Izbel mientras lágrimas salían de sus ojos.

"Siento que ingresarla al Leonardo Martínez fue un error, desde el inicio tenía mal presentimiento porque ya había escuchado casos de pacientes que ingresaban estables y terminaban mal. Desde un principio le sugerí a mis hermanos que no la ingresáramos allí, pero al final coincidimos que era mejor tenerla en el hospital a que se nos empeorara en la casa", añadió.

"Mi mamá era una mujer muy humana y bondadosa, a pesar de las restricciones de la pandemia, más de 200 personas nos acompañaron en la sala fúnebre y cementerio, era muy conocida y la gente le guardaba especial cariño. Este Día de la Madre tenemos planeado irnos al cementerio todo el día, pondremos una carpa y estaremos acompañando su tumba que ya mandamos a arreglar junto con una fotografía de su rostro", detalló Izbel.

¿De qué se arrepiente a poco tiempo de haber perdido a su madre? "Siento que fui buena hija y se lo demostré con hechos, pero he sido una persona de carácter fuerte, eso hizo que nunca tuviera el valor de expresarle con palabras que la amaba. Si la tuviera conmigo en este Día de la Madre le diría que la amo con todo mi corazón y estoy orgullosa de ella", concluyó Izbel.


Dedicatorias

"Gracias por enseñarme a ser una buena persona hasta con quien no conozco, ayudar siempre fue tu fetiche y sin esperar nada a cambio. Con el paso de los años me he dado cuenta el por qué lo hacías, sé que ahora estás en un mejor lugar madre mía, pero no sabes cuánta falta me haces aquí, ahora, mañana y siempre te extrañaré", subrayó su hijo Flavio Ernesto Martínez.

"Aún estando tú en el cielo puedo escuchar tus palabras a cada momento, los recuerdos invaden mi mente y me llenan el corazón. Me impulsa tu espíritu cada vez a seguir tu legado de ayudar al más necesitado y ser una buena persona, la valentía y fuerza con que luchabas día con día me motivan a hacer todo lo que un día soñaste, madre, hasta el cielo un enorme beso y abrazo", fueron las palabras que le dedicó su hijo Luis Alexander Mejía.

Nota. En este fecha tan importante para las familias honramos la memoria de las madres fallecidas por el covid-19 en Honduras, pandemia que comenzó sus primeros pasos en el país en marzo de 2020, alcanzando a la fecha una enorme cantidad de contagios, muertos y hospitalizados.


Crecen los números de la pandemia en Honduras

Los casos covid-19 en Honduras superan los 218,000 desde el inicio de la pandemia, mientras que los pacientes recuperados rebasan los 81,000, de acuerdo con el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager).

A la fecha también suman más de 5,500 personas muertas por el virus en los diferentes departamentos del país, mientras que los recuperados pasan los 81,000.

Interactivos realizados por Reynaldo Yanes.

La Prensa