Política para frenar éxodo de migrantes se mantendrá

Revisión del Acuerdo Tercer País Seguro es posible. Analistas estiman que el muro seguirá, pero de forma silenciosa.

Medios internacionales aseguran que unos ocho mil hondureños conformaban la última caravana. Foto: AFP.
Medios internacionales aseguran que unos ocho mil hondureños conformaban la última caravana. Foto: AFP.

TEGUCIGALPA.

Las políticas migratorias de Estados Unidos para frenar el masivo éxodo de migrantes de la región no serán modificadas, es la conclusión que hacen analistas en política internacional y migración en Honduras, esto por las prioridades que enfrentará ese país ante la pandemia del covid-19.

Consideran que se mantendrán las estrictas políticas para detener el flujo de migrantes indocumentados, ya que un cambio tan temprano sería un mal mensaje para los migrantes, especialmente del Triángulo Norte.

“No habrá un cambio inmediato por muchas razones. Primero, hay temas que tiene que hacerles frente que son prioritarios, que como potencia le atañen. Luego tiene su plan para los primeros 100 días, que entra el tema migratorio para personas que tienen cinco años de estar en Estados Unidos”, explicó Graco Pérez, analista.

Acuerdos son una persecución
Los acuerdos migratorios de Donald Trump dejaron un nivel de persecución que se tenía, pero con un agravante: confina a las personas, migrantes o no, a permanecer en zonas y países determinados, lo cual paraliza las migraciones y anuncia tensiones y problemas interregionales. Es lo que se causa con la política de restricción y de contención dramática de la migración, que ha dejado muy mal parados a varios Gobiernos por el trato inhumano al migrante.

En ese contexto, los adscritos al Programa de Protección Temporal (TPS) y el de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca) serían los beneficiados de inmediato.

“Las leyes migratorias son las mismas que implementó Trump y seguirá así por mucho tiempo. Si las cambian de inmediato sería un mal mensaje y no van a correr ese riesgo. Además, tiene que empaparse para realmente detener la migración en los países que la generan”, explica Pérez.

Para los analistas, no es creando muros que se detendrá el avance de la migración, sino buscar las estrategias que eviten a las personas salir de sus países, y eso solo se logrará cuando las políticas de los países prioricen el empleo y el bienestar social.

Pero consideran que el apoyo, al menos para Honduras, no será inmediato. “Antes de un año no creo que vaya a existir apoyo para este Gobierno por sus cuestionamientos. Si no van a recibir apoyo eso significa que el país no tendrá suficientes recursos para generar las condiciones mínimas a los que migran”, manifestó el analista.

Datos
100 días es la moratoria decretada por el nuevo gobierno de Biden para suspender las deportaciones de EE UU.
1,068 retornados de caravanas Llegaron al país deportados de Guatemala, según el Instituto de Migración de ese país.

¿Seguirá el muro?

El muro es un tema de seguridad nacional de Estados Unidos, donde, aseguran analistas, no solo es el tráfico de personas, también es el control de armas de fuego, paso del dinero y drogas, y ante esa amenaza el muro sigue siendo una prioridad para asegurar las fronteras.

“El muro continuará, pero no será expuesto, como lo hizo Trump para ganar adeptos. Va a continuar de manera silenciosa porque es el último recurso para detener a los que tratan de ingresar a ese país”, explicó Graco Pérez.

Pese a que Biden en su campaña dijo que paralizará la construcción de la pared más larga del mundo proyectada por Trump de 3,169 kilómetros de longitud, de los cuales solo pudo levantar, hasta diciembre de 2020, 193 y totalizar 756, se espera que ese proyecto continúe para detener toda actividad ilegal en la frontera.

Acuerdos y separación

La separación de padres e hijos, ese sí es un asunto que consideran los analistas hondureños que mejorará con Joe Biden de presidente de Estados Unidos por el tema de los derechos humanos.

“Cambiarán las condiciones y será un mejor trato, aunque las deportaciones serán igual”, explicó el analista.

En cuanto a los acuerdos firmados en la era Trump, con lo del Acuerdo de Tercer País Seguro, los analistas consideran que seguirá vigente, aunque anticipan que será revisado.

La deportación seguirá igual, más ahora con las restricciones sanitarias que hay.

Graco Pérez, analista.

“Habrá cambios significativos si hay una revisión de los acuerdos migratorios que se firmaron bajo el gobierno de Donald Trump, especialmente en lo de país seguro; pero no hay que olvidar que para Estados Unidos, después de 2001, por el impacto de los atentados, el tema de migración está ligado al tema de seguridad, entonces se mantendrán los acuerdos, pero puede revisarse”, expresó Rolando Sierra, director de Flacso Honduras.

Si en algo coinciden los analistas es en que no se pueden cambiar de inmediato algunas políticas en el tema de migración, ya que sería un mensaje equivocado que trasladaría a la población que se abre la puerta y generaría mayor migración irregular.

“Que se procesen solicitudes de asilo probablemente Estados Unidos las siga recibiendo en la frontera”, dijo Sierra.

Biden va a sostener los TPS y el daca y seguro revisará el proceso de solicitud de asilo.

Rolando Sierra, director de Flacso Honduras.

Hay que recordar que los acuerdos que firmaron Honduras, El Salvador, Guatemala y México se firmaron “bajo excelentes relaciones”, señaló Graco Pérez, pero “no creo sean las mismas con la llegada de Joe Biden.

Lo mejor es aplicar leyes existentes. Como digo, va a pasar un año en que va a haber situaciones que se vivieron cuando Trump y que Biden hereda y que será el único marco legal con el que manejará la situación migratoria hasta que llegue un nuevo Gobierno en Honduras”, expresó el analista.

Si algo consideran valioso es la regularización que Biden prometió para más de 11 millones de indocumentados que radican desde hace varios años en ese país y que esperan ansiosos que Joe Biden priorice para tener su estatus migratorio legal.

LC caravana 220121(800x600)

México registró aumento de las solicitudes de asilo

TEGUCIGALPA. En México, desde 2018, se instaló el “blindaje” y crecieron las solicitudes de asilo en ese país. La Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (Comar) informó que solo en 2018 recibieron 18,379; para mayo de 2019, en solo cinco meses el número llegó a 41,283, y hasta mayo de 2020 la cifra que se reportó fue de 12,704.

De esas solicitudes, el número de hondureños pidiendo asilo en 2018 fue de 13,679; en 2019, de 30,187, y para los primeros cinco meses de 2020, unos 6,078. De todas esas solicitudes, la Comar reconoció como refugiados a 18,792 hondureños.

Desde que inició el fenómeno de las caravanas migratorias, la Organización Internacional de Migración (OIM) implementó el Programa de Retorno Voluntario Asistido para que los migrantes regresen a su país de origen por haber decidido de manera voluntaria e informada no permanecer en país de tránsito o destino.

De conformidad con lo sostenido por el representante de la OIM en México, Christopher Gascón, en el Foro Internacional sobre Migrantes y Refugiados y Derechos Humanos del 30 de mayo de 2019 en Monterrey, México, los resultados no son tan importantes, pues solo se retornó aproximadamente al 3% de los migrantes.Para detener la ola migratoria, México implementó el programa Sembrando Vida y Jóvenes construyendo el Futuro, pero no se conocen los resultados.

La Prensa