Pareja europea recorre Honduras en bicicleta en su travesía por Latinoamérica

Anna Chobotova y Samuel Willi dicen que no tienen rumbo específico, su viaje es largo pero sin prisa.

Anna Chobotova y Samuel Willi en Omoa, Cortés.
Anna Chobotova y Samuel Willi en Omoa, Cortés.

San Pedro Sula, Honduras

En bicicletas, con ropa deportiva, varias maletas y mucha emoción, llegó este lunes a la frontera norte entre Honduras y Guatemala una pareja de “mochileros” procedentes del continente europeo.

Anna Chobotova, de 34 años de edad, y Samuel Willi de 31, tienen dos años de ser novios y, actualmente, comparten uno de sus más grandes sueños: descubrir las maravillas naturales de Latinoamérica.

Para iniciar esta gran aventura la pareja tomó un vuelo desde Suiza hacia Los Ángeles, California, ciudad donde hicieron su primera estadía en casa de un amigo, luego siguieron en sus bicicletas con el fin de atravesar todo el continente americano.

carretera.271(800x600)
Anna y Samuel en su recorrido por Honduras.

Ciclo turismo en pandemia

A pocos días de estar en tierras mexicanas, se vieron obligados a reducir la velocidad de su viaje, ya que la alarma del coronavirus había alcanzado este país y, por lo tanto, tuvieron que respetar la cuarentena y seguir los protocolos de bioseguridad.

Mientras tanto, se dedicaron a “turistear” poco a poco en zonas rurales del país azteca, ya cuando las actividades cotidianas se retomaron, Anna y Samuel lograron continuar con mayor libertad su desplazamiento y, finalmente, arribaron a Guatemala en octubre del 2020. La pareja relata que, hasta la fecha, llevan aproximadamente diez meses visitando muchos lugares entre ambos países y que han disfrutado mucho la variedad gastronómica.

“No sabemos exactamente cuál es nuestro rumbo porque la situación con el coronavirus lo hace todo más difícil. Aunque no llevamos prisa, nuestro objetivo es llegar a Sudamérica”, afirma Samuel.

Ciclista.110(800x600)
Todo el viaje lo hacen en sus bicicletas.

Su paso por Honduras

Bajo el imponente sol de la costa norte y sus rostros sonrojados, la pareja se detuvo a realizar el chequeo correspondiente en las oficinas migratorias de Corinto, Omoa. Los chicos dijeron a LA PRENSA que piensan estar al menos 30 días en suelo hondureño y entre sus destinos a conquistar están las playas de Tela, Utila y La Ceiba, además, desean conocer montañas y otros paisajes naturales que nuestro país posee.

“Nos encanta viajar por el mundo en bicicleta porque tenemos tiempo para comunicarnos con más personas y conocer más de cada país, esto es un reto para nosotros”, expresa Samuel, quien en su tierra natal ejerce labores de desarrollo sustentable.

Por su parte, Anna es profesional del marketing digital y comenta que no han tenido ningún inconveniente con los sitios para dormir, “si no encontramos un buen lugar, acampamos, andamos listo nuestro equipaje, lavamos la ropa y esperamos que se seque”, asegura.
Un ejemplo de perseverancia

Anna, originaria de Eslovaquia, y Samuel, de Suiza, se conocieron en Noruega mientras hacían ciclo turismo individualmente. Ellos afirman que con poco presupuesto han logrado conocer el mundo y vienen dispuestos a explorar los lugares más emblemáticos de cada país latinoamericano.

Pese a las dificultades, el dúo de viajeros indica que no regresarán a Europa mientras las condiciones no mejoren por la pandemia del covid-19, ya que prefieren estar alejados en sus tiendas de acampar que viajar en avión en medio de la incertidumbre.

Pareja europea(800x600)
Los viajeros en un punto fronterizo de Honduras.

Conozca más de ellos

La extrovertida pareja inició su travesía a principios del 2020, decidieron hacerlo en bicicleta por cuestiones ecológicas y económicas. Ambos exportaron su medio de transporte desde Suiza y, según relatan, las pusieron en marcha en Baja California.

Durante todo este tiempo han vivido muchas lindas experiencias, las cuales plasman con regularidad en su cuenta de Instagram y su blog “Wondering Eggs”.

“Decidimos llamarlo así porque en mi país hay una historia infantil con ese nombre, la cual trata de un huevo que sale a viajar porque se aburre de estar en casa y quiere explorar la naturaleza”, explica Anna.

Puede visitar su sitio web para más detalles de sus aventuras en el siguiente enlace https://wonderingeggs.com/

La Prensa