Caravana migrante quiebra cerco en Guatemala y continúa viaje a EEUU

La multitud logró ingresar por el paso fronterizo de El Florido, 220 km al este de Ciudad de Guatemala.

VER MÁS FOTOS
La crisis que dejó el paso de dos huracanes en noviembre y la falta de empleo por la pandemia incrementaron los problemas económicos del país, que se suman a la violencia asociada a las pandillas y el narcotráfico.

Honduras.

Al menos unos 4.500 migrantes que viajan a pie desde Honduras rumbo a Estados Unidos lograron sortear su primer escollo, la línea de frontera con Guatemala, tras romper un cerco policial a gritos de "queremos pasar", y mantienen vivo el sueño de una mejor vida bajo el gobierno del próximo presidente Joe Biden.

La multitud logró ingresar por el paso fronterizo de El Florido, 220 km al este de Ciudad de Guatemala.

La decisión de no enfrentar a los migrantes, según un agente policial, se tomó al constatar que en el grupo había muchas familias con menores de edad. Usar gases lacrimógenos con niños y a oscuras podría haber sido fatal, detalló. Los policías no llevaban armas de fuego.

Desde la tarde de este viernes, olas de caminantes se agruparon del lado hondureño de la frontera, luego de comenzar su travesía de madrugada en la ciudad de San Pedro Sula. Algunos habían acortado el camino subiéndose a camiones o vehículos en la carretera.

En la frontera, primero vencieron una primera línea de policías de Honduras. Luego avanzaron formando cadenas humanas hasta donde los esperaba la guardia de Guatemala. Allí las autoridades les aclararon que solo podían pasar quienes llevasen sus documentos en regla y una prueba negativa de covid-19.

Pero a pesar de que muchos no portaban el examen de covid, los migrantes apretaron la marcha, y tras un forcejeo inicial lograron ingresar sin enfrentamientos.

"De aquí no nos vamos hasta que nos dejen pasar, vamos a hacer una huelga de hambre, no tenemos trabajo ni comida por eso decidí viajar a Estados Unidos", había dicho poco antes Dania Hinestrosa, de 23 años, esperando cruzar junto con una de sus hijas pequeñas. Ella dejó atrás a otra hija de tres años y unos gemelos de cuatro, dice la joven, que trabajaba como empleada doméstica.

Guatemala se encuentra bajo "estado de prevención" en siete departamentos, lo que le permite disolver aglomeraciones públicas incluso "por la fuerza". Se prevé que la multitud se detenga a pasar la noche para continuar el sábado.

En su trayecto aún se toparán con varios controles policiales dentro de Guatemala antes de llegar a la frontera con México, que ya adelantó que "no permitirá el ingreso irregular de caravanas de personas migrantes" y desplegó 500 agentes en Chiapas y Tabasco, estados fronterizos con Guatemala.

- "No quieren que salgamos" -

"Lo que no quieren es que salgamos del país", lamentó Juan Orellana, de 32 años, mientras descansa con su esposa Nimsi Contreras y su hijo de 12 años, quien se moviliza con muletas debido a que padece parálisis cerebral desde que nació.

Perdió su empresa de aire acondicionado el año pasado y espera que en Estados Unidos puedan operar al muchacho, que en Honduras no consiguió ser tratado con éxito.

LEA: Gobierno de Trump firma acuerdos que paran cambios migratorios por 180 días

Guatemala decretó "estado de prevención" en siete departamentos, lo que le permite disolver aglomeraciones públicas incluso "por la fuerza". Aunque dispuso puntos de apoyo a los migrantes, ya ha devuelto a unos 600, según información policial.

México, en tanto, advirtió que "no permitirá el ingreso irregular de caravanas de personas migrantes" y desplegó 500 agentes en Chiapas y Tabasco, estados fronterizos con Guatemala.

- Huyendo de la crisis -

La crisis que dejó el paso de dos huracanes en noviembre y la falta de empleo por la pandemia incrementaron los problemas económicos del país, que se suman a la violencia asociada a las pandillas y el narcotráfico.

La gran mayoría de migrantes partió de la terminal de transporte de San Pedro Sula, 180 km al norte de Tegucigalpa, para recorrer los cerca de 260 km en dirección a Agua Caliente, en la frontera con Guatemala.

La masa, inicialmente de unas 3.000 personas, quedó dividida cuando otros optaron por el punto fronterizo El Florido, ubicado casi a la mitad del camino, pero planeaba reagruparse.

En la larga marcha, la mayoría lleva mochilas, mascarillas por la pandemia y banderas de Honduras. Algunos aprovechan el paso de algún camión para adelantar camino.

"Vamos con el corazón roto. En mi caso, dejo mi familia. Se queda mi esposo y mis tres hijos", lamentó Jessenia Ramírez, de 36 años. "Vamos buscando un mejor futuro, un trabajo para poder mandar unos centavos" a Honduras, añadió.

Muchos participantes de esta caravana están convencidos de que el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, quien asume el 20 de enero, será más flexible que su antecesor, Donald Trump, con las normas migratorias.

Pero Washington ya descartó la posibilidad de un trato especial para el grupo, que incluye personas de todas las edades y familias enteras.

"No pierdan su tiempo y dinero y no arriesguen su seguridad y salud". "Es un viaje mortal", precisó el comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), Mark A. Morgan.

- Los "coyotes" -

La vicecanciller hondureña, Nelly Jeréz, reconoció que "la gente va buscando una mejora de calidad de vida", algo a lo que "todos tenemos derecho", pero sugirió una migración "regular, ordenada y segura", y denunció a la gente "inescrupulosa" que cobra por guiar a los migrantes.

Desde 2019 Honduras ha detenido a 293 de los denominados "coyotes", personas señaladas de organizar cruces de migrantes por pasos no autorizados. Al menos tres fueron detenidos en esta caravana, dijo Jeréz.

En tanto, las autoridades de El Salvador detuvieron a tres personas, acusadas de estar organizando, con fines de lucrarse, otra caravana rumbo a Estados Unidos.

Más de una docena de caravanas, algunas con miles de migrantes, han salido de Honduras desde octubre de 2018, pero se han topado con miles de guardias fronterizos y militares estadounidenses posicionados en la frontera sur con México por el presidente Donald Trump.

Sin embargo, a través de convocatorias en redes sociales insisten en hacer esta larga travesía que, de culminar, los habrá hecho recorrer más de 5.000 km.

La Prensa