“Las fake news son la otra pandemia ya que buscan dañar, engañar y desorientar”

El presidente de Grupo OPSA, Jorge Canahuati, señaló que actualmente “las personas se conectan en las redes, pero confían más en los medios de comunicación”.

El presidente de Grupo OPSA, Jorge Canahuati Larach, analizó el renovado papel de los medios de comunicación como validadores de información ante la ola de las noticias falsas en medio de la pandemia de coronavirus.
El presidente de Grupo OPSA, Jorge Canahuati Larach, analizó el renovado papel de los medios de comunicación como validadores de información ante la ola de las noticias falsas en medio de la pandemia de coronavirus.

San Pedro Sula, Honduras

En medio de la pandemia de coronavirus y en concordancia con el Día del Periodista Hondureño, el presidente de Grupo OPSA, Jorge Canahuati Larach, analizó el renovado papel de los medios de comunicación como validadores de información ante la ola de las noticias falsas, conocidas como Fake News.

“Las fake news son la otra pandemia ya que son la información creada y publicada con la intención de dañar, engañar o desorientar a personas para que crean en falsedades o duden de algo verificado. Existen estudios y encuestas que reflejan que las personas se conectan a través de las redes sociales, pero confían más en las noticias de los medios de comunicación. En ese mar de desinformación y sobreinformación, el público ha buscado a los medios como refugio de veracidad, contexto, orientación y guía para poder afrontar este momento”.

Durante una conferencia virtual organizada por la Universidad Tecnológica de Honduras, UTH, sobre el tema La búsqueda de la verdad en medio de las fake news, Canahuati, presidente de los diarios LA PRENSA, El Heraldo, y las marcas Diez, Estilo y Estrategia y Negocios, señaló que ese rol verificador de información de los medios generará nuevas oportunidades para el periodismo.

“Para los medios, que en este momento de la pandemia de coronavirus estamos en modo de supervivencia, nos exige ser más creativos, mejorar la calidad de nuestros contenidos con un periodismo diferenciado, único, con un periodismo más proactivo, de soluciones, sin olvidar, desde luego, el rol de la investigación y labor social que tenemos”.

Canahuati explicó que “no hay duda que este fenómeno ha creado una mayor conciencia sobre la verdad”.

Responsabilidad compartida

Aunque el empresario destacó que ante las “fake news” debe existir la regulación pertinente para penalizar un delito que abunda en redes sociales o en el internet profundo como la apología a la violencia, el discurso al odio, el racismo, la pornografía infantil o la trata de personas, esa regulación no debe ser usado por los Gobiernos o legisladores para coartar la Libertad de Expresión.

“Todo este fenómeno de los fake news ha creado el temor de que los Gobiernos y los legisladores tengan la excusa de regular la desinformación sin considerar los estándares internacionales en materia de Libertad de Expresión. Esto puede hacer que las regulaciones causen un mal mayor al que se trata de remediar, poniendo en riesgo que las reformas legales terminen por censurar los debates públicos que deben de existir y a los que el público debe acceder en condiciones de libertad. No hay duda que los gobiernos deben también regular sus temas de transparencia, acceso a la información, tener reglas sobre el financiamiento de proceso y campañas electorales”.

Pero el fenómeno de las noticias falsas también deber ser afrontado por las propias redes, aunque ello puede dar pie a la una peligrosa censura.

“Las fake news han obligado a las plataformas digitales a dar mayor relevancia a las noticias y a los contenidos de los medios de comunicación. Los esfuerzos de Facebook, Google y Appel News son importantes en ese aspecto, pero existen riesgos de que esta presión los lleve a convertirse en peligrosos entes de censura privada que puede ser tan peligrosa como la censura de los gobiernos autoritarios, siempre prestos a hacer todo sin el debido proceso”.

Por ello, reiteró el papel del gremio periodístico para vigilar y servir como freno de los abusos mediante la creación de unidades de validación de información y datos.

“Las fake news han creado una proliferación de organizaciones que se dedican al chequeo de datos. Según el Poynter Institute, ya existen más de 200 organizaciones de este tipo en más de 60 países, y América Latina ya tiene una veintena. Los medios estamos creando departamento de chequeo de datos, disciplina que se está convirtiendo en un nuevo género periodístico. Los medios se posicionarán cada día para adoptar criterios éticos y hacer más transparentes los procesos periodísticos y el rol, que muchas veces nuestras sociedades señalan en momentos históricos o en crisis como la actual, juegan un rol vital y somos llamados a defender la democracia, sus principios y fortalecer sus instituciones”.

Canahuati también destacó la importancia que tiene la sociedad en esa regulación de las noticias falsas.

“Ante las noticias falsas, además de la responsabilidad de los periodistas, medios, plataformas digitales, está la de los partidos y gobernantes, académicos, líderes religiosos y de las organizaciones civiles y de cada uno de los ciudadanos en la búsqueda de la verdad y la distinción por la vida. Se ha comprobado, hoy más que nunca, que hay una necesidad de que el público tenga conciencia del rol importante que tienen los medios y los apoye para su sostenibilidad e independencia”.

Impacto del Covid-19

Durante el conversatorio, el empresario hondureño aprovechó para ofrecer un panorama sobre el impacto que la pandemia ha tenido en los medios de comunicación.

“Los medios de comunicación son los más afectados en esta crisis. Si era cierto que en estos medios se venía realizando una transición acelerada a las plataformas digitales, el Covid-19 aceleró ese cambio y se siente en la forma de transmitir y consumir noticias y también en los ingresos, creando graves problemas de sostenibilidad. El impacto económico que tiene esta crisis en los medios, en algunos casos, será lamentablemente irreversible. En otros, como se está dando en otras partes del mundo, obligará a recibir subsidios o ser absorbidos por otras compañías más grandes, lo cual limita la oferta de discursos ideas y perspectivas a la sociedad”.

Ante la complicada situación, Canahuati destaca que el periodismo de calidad será una de las claves para salir adelante.

“Estamos obligados a mejorar la calidad de los contenidos. Los temas de salud –tanto personal como pública- tomarán mayor relevancia, así como el contenido de servicio para ayudar al individuo a generar su bienestar, educación y entretenimiento pedagógico. La diversificación de los contenidos va a ser imprescindible para la supervivencia de los medios. También se van a utilizar los nuevos géneros como el periodismo de datos y de verificación de información, así como de inteligencia artificial”.

Pero la aceleración en la transformación digital y los nuevos negocios también juegan un papel importante.

“Profundizar, acelerar y potenciar los cambios que se venían dando desde hace muchos años en innovación y transformación tecnológica, buscar la distribución de contenidos en diferentes plataformas, así como la organización de eventos, nuevos negocios digitales independientes a las marcas digitales, el e-commerce, también el servicio de agencias digitales y buscar la forma de cómo monetizar sus contenidos serán muy comunes para que los medios puedan repatriar a aquellos anunciantes que emigraron a las plataformas digitales. Los medios digitales deben conectar a sus audiencias con los anunciantes y con negocios que desean posicionarse”.

Finalmente, el empresario destacó que el cambio también afectará al resto de las industrias por el cambio de patrones de consumo.

“No hay duda que esta pandemia cambiará patrones de consumo y comportamiento social y personal. Durante los próximos dos o tres años, se arraigará lo que definimos como la nueva economía de bajo contacto que se va a reflejar en evitar aglomeraciones de personas o reuniones, se va a practicar el distanciamiento social con una preocupación por su salud e higiene personal. Habrá muchos menos viajes, muchas empresas desgraciadamente cerrarán sus puertas lo que llevará al desempleo en muchos países del mundo, afectando las cadenas de suministro”.

La Prensa