Alrededor de 1,400 millones de lempiras se pierden a diario en Honduras por el coronavirus

El presidente de la CCIC advierte sobre la poca actividad económica en el país por el COVID-19 y afirma es necesario aprender a convivir con el virus para reactivar el empleo.

El presidente de la CCIC, Pedro Barquero, afirma que las empresas deben comenzar a implementar las medidas de bioseguridad para aprender a convivir con el virus.
El presidente de la CCIC, Pedro Barquero, afirma que las empresas deben comenzar a implementar las medidas de bioseguridad para aprender a convivir con el virus. /

San Pedro Sula, Honduras.

Aproximadamente 1,400 millones de lempiras se han perdido diariamente en el sector privado del país debido a la poca actividad económica provocada por la pandemia del coronavirus, según el director de la Cámara de Comercio e Industria de Cortés (CCIC), Pedro Barquero.

El empresario hondureño señaló que ya hay industrias menos afectadas como la de alimentos, las farmacéuticas, sector energético y las gasolineras porque han laborado de manera parcial.

Sin embargo, el resto de las empresas han reportado grandes pérdidas económicas y varios trabajadores han perdido sus empleos.

Además lea: Más de 60 hondureños varados en Colombia por el Covid-19 buscan regresar a casa

Barquero comentó, que es necesario crear e implementar medidas para que los hondureños regresen a sus empleos.

"Deben comenzar a implementar las medidas de bioseguridad para aprender a convivir con el virus y a la vez tenemos que ser responsables de acatar las instrucciones y así empezar a librar poco a poco sin disparar la propagación", indicó.

Agregó también otras peticiones como la liberación de liquidez para que haya más dinero disponible en el sistema financiero, acceso a líneas de crédito a largo plazo, reformular el presupuesto general de la república, mecanismos para financiar el sacrificio fiscal y la veeduría social.

Y por último dijo, "tenemos que tener diferentes opciones de cómo llevar alimento, no podemos estar encerrados tanto tiempo sin tener acceso a la comida, así habrá menos necesidad de salir a la calle".

En Honduras ya se registran 305 casos y 22 muertos por coronavirus.

- Doce mil contratos de trabajo han sido suspendidos en el país -

Unos 12,000 contratos laborales han sido suspendidos por la situación económica a raíz de la crisis sanitaria del coronavirus COVID-19.

En los últimos días, varias maquilas del país anunciaron que por el cierre de operaciones provocado por el estado de emergencia han tomado la drástica decisión de suspender a sus colaboradores por 120 días.

Para la suspensión de los contratos, las empresas se amparan en el numeral 2 del artículo 100 del Código de Trabajo que dicta que “la fuerza mayor o caso fortuito cuando traiga como consecuencia necesaria, inmediata y directa la suspensión del trabajo” es una causa valida.

Sin embargo, para la Central General de Trabajadores (CGT) y la Federación Independiente de Trabajadores de Honduras (Fith), las suspensiones han sido ilegales debido a los procedimientos que han utilizado para notificar a los empleados.

La abogada María Elena Sabillón explicó a LA PRENSA que lo referente a las suspensiones de contratos está dentro del Código de Trabajo, los procedimientos utilizados por las empresas para notificarlas son ilegales, ya que lo han hecho por redes sociales o mensajes de texto y en algunos casos no se ha consultado con los sindicatos para tomar la decisión.

Según los expertos es la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social la que debe determinar si es legal o no la suspensión de los contratos laborales. Hasta el momento no se conoce de forma oficial cuántas empresas solicitaron la suspensión de los contratos.

Por otro lado, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) unas 25 millones de personas podrían perder su empleo.

Esto ocurrirá si no hay una respuesta internacional con políticas coordinadas, pero si se elaboran y aplican de forma consensuada, como ocurrió durante la crisis financiera de 2008, el impacto sobre el empleo "sería significativamente menor", según un análisis de la organización.

Las medidas no solo deben ser coordinadas, sino suficientemente rápidas y amplias, y las principales deben enfocarse en mantener el empleo a través de subsidios si es necesario, de alivio fiscal y financiero, y de préstamos y apoyo financiero a sectores específicos

En el mejor de los escenarios, es decir que el COVID-19 logre ser contenido en un periodo corto y que las actividades económicas puedan reanudarse en los países, se perderán 5,3 millones de empleos, mientras que en el peor escenario la destrucción del empleo afectará a 24,7 millones de personas.

Los cálculos de los expertos parten de una base de 188 millones de personas desempleadas en todo el mundo.

El escenario medio calcula una pérdida de 13 millones de empleos, la mitad de ellos en países de ingresos altos.

Así, las proyecciones varían de acuerdo a la intensidad que alcance la pandemia en las próximas semanas.

La Prensa