Presidente hondureño pide orar contra el coronavirus

"El problema al que nos enfrentamos es grande, estamos librando una batalla contra un enemigo desconocido y que aún no entendemos del todo", subrayópresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

El Padre Javier Martínez acompaña en la oración al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.
El Padre Javier Martínez acompaña en la oración al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. /

Tegucigalpa, Honduras

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, dijo este martes que el mundo está librando una batalla contra el coronavirus, que en el país centroamericano deja nueve casos confirmados, y pidió a los hondureños unirse en oración el jueves en una jornada de ayuno y plegarias.

"El problema al que nos enfrentamos es grande, estamos librando una batalla contra un enemigo desconocido y que aún no entendemos del todo", subrayó Hernández en una cadena nacional.

Destacó que el COVID-19 ha causado daños en Asia, Europa y ahora en América, por lo que pidió a la población prepararse con todas las "capacidades para vencerlo y prevalecer".

El gobernante hondureño indicó que la experiencia de otros países afectados por el virus señalan la necesidad de "adelantarnos y no esperar que llegue la mayor intensidad del brote".

La capital hondureña es donde se han reportado más casos, seis de los nueve confirmados en el país, y donde rige un toque de queda "absoluto e indefinido", medida impuesta también en las ciudades de Choluteca, La Ceiba y San Pedro Sula.

Mientras que en el resto del país se impuso la víspera un toque de queda por siete días que incluye la suspensión del servicio de transporte público y el cierre de negocios, excepto los de productos de primera necesidad.

Orar de corazón

"Esperamos (que todos los hondureños) sean parte de esa oración para pedir por el presente y futuro de nuestra nación", destacó.

Instó a los hondureños pedir a Dios que "nos guarde y proteja para que permita que con su guía divina y nuestro esfuerzo salgamos victoriosos de esta amenaza".

El gobernante aseguró que Dios "nos escucha si le oramos de corazón", por lo que volvió a invitar a los hondureños a participar el jueves en la jornada de oración y ayuno.

La Prensa