Más noticias

Honduras y Estados Unidos afinan acuerdos migratorios

El presidente Juan Orlando Hernández confirmó que Honduras podría recibir represalias comerciales si no se adhiere a la política migratoria de Donald Trump

La comitiva de Honduras en la última reunión que sostuvieron en Washington con el subsecretario adjunto DHS, James McCament.
La comitiva de Honduras en la última reunión que sostuvieron en Washington con el subsecretario adjunto DHS, James McCament.

Tegucigalpa, Honduras

Comisiones del Gobierno hondureño y del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS) iniciaron ayer una ronda de reuniones para afinar varios acuerdos en materia migratoria, asilo y seguridad fronteriza, en medio de fuertes presiones de la administración del presidente Donald Trump para que Honduras se convierta en un “tercer país seguro” para cubanos, haitianos y nicaragüenses.

Las negociaciones, que se realizan en completo hermetismo y bajo estrictas medidas de seguridad en el cuartel general de la Policía en El Ocotal, aldea de Mateo, se prolongarán por los próximos dos días, confirmó una fuente oficial del Ejecutivo.

Las pláticas entre los equipos técnicos son lideradas por el canciller Lisandro Rosales y el subsecretario adjunto del DHS, James McCament, quien arribó la noche anterior.
Las autoridades hondureñas no permitieron el acceso a los medios de comunicación y tampoco dieron detalles sobre los avances de las conversaciones.

50,000
Cubanos Transitaron por Honduras en los últimos cinco años y solo en 2019 van 16,000.

Amenazas

El presidente estadounidense Donald Trump amenazó con imponer un gravamen del 10 y 20% a las remesas familiares, aplicar aranceles a la maquila y modificar el Tratado de Libre Comercio con Centroamérica y República Dominicana (Cafta), si Honduras se niega a adherirse a su estrategia migratoria que ya se implementa en México y Guatemala.

EEUU presiona a Honduras para que frene el tránsito de extranjeros, especialmente, cubanos y nicaragüenses hacia su país y ha presentado una propuesta para que sirva como “tercer país seguro” desde donde estas personas realicen sus solicitudes de asilo o refugio al Servicio de Inmigración estadounidense.

En ese sentido, el Gobierno hondureño ha expresado su anuencia a que los ciudadanos de ambos países puedan permanecer en su territorio durante cierto tiempo, mientras las autoridades estadounidenses resuelven sus solicitudes de asilo, según se consigna en documentos oficiales a los que LA PRENSA tuvo acceso exclusivo.

Diplomatico.5(800x600)
El subsecretario adjunto de seguridad nacional de EEUU, James McCament, se encuentra en Honduras desde el martes para negociar los acuerdos.

Bajo este acuerdo migratorio, Honduras se estaría comprometiendo a retener a los inmigrantes irregulares que pasan por su territorio, pero no está claro si su manutención, albergue y atención sanitaria correrá por cuenta del país anfitrión o de EEUU. “Honduras acogerá a ciudadanos cuya ruta migratoria está condenada a fracasar porque Estados Unidos no les permitirá el ingreso irregular. Estos ciudadanos permanecerán en el país, bajo condiciones de dignidad y respeto a la integridad física y a la vida, mientras esperan la resolución a su petición ante el Gobierno de EEUU”, consigna uno de los acuerdos.

Según el Instituto Nacional de Migración (INM), entre 2014 y 2019 más de 50,000 cubanos pasaron por el país en busca del sueño americano.

A estos se suman los africanos, asiáticos y latinoamericanos, para hacer un total de 89,241 inmigrantes.

En una conversación con Diario LA PRENSA, el canciller Lisandro Rosales reveló que Honduras aplicará una modalidad diferente a México y Guatemala que consiste en deportar casi de inmediato a los extranjeros que transiten irregularmente por su territorio.

10%
Es el gravamen que Trump pretende aplicar a las remesas.

Impacto

Durante una comparecencia televisiva, el presidente Juan Orlando Hernández confirmó la información publicada ayer por LA PRENSA con relación a las amenazas del Gobierno estadounidense.

El jefe de Gobierno dejó entrever que si no se logra un acuerdo migratorio con EEUU, el país podría recibir fuertes sanciones comerciales y sobre el envío de remesas de los hondureños que viven y trabajan allá. “No vamos a negar que el impacto del mensaje a México y Guatemala de que Estados Unidos les iba a imponer un impuesto a las remesas, es un tema duro para el que envía, lo mismo para el que recibe e impacta la economía fuertemente”, aseveró.

politica migratoria(800x600)

El gobernante dijo que se debe cuidar el tema comercial, el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica con Estados Unidos (CAFTA, por sus siglas en inglés), ya que permite 168 mil empleos en la maquila y se espera que el próximo año generen otros 20,000. Hernández indicó que el fenómeno de las caravanas volvió más compleja la situación migratoria, porque muchos africanos utilizan suelo centroamericano para llegar a México y luego a Estados Unidos. Dijo que Honduras se adelantó y planteó la preocupación a Washington de ver muchos flujos de cubanos, haitianos, nicaragüenses y otros que vienen de África, llegan a Brasil y luego suben para llegar a Centroamérica.

Señaló que debido a las medidas adoptadas por los estadounidenses en su frontera y sus presiones sobre México y Guatemala, puede generar un problema enorme en Honduras e indicó que busca asegurarse de “evitar que explote una bomba en el tema migratorio y de seguridad. Indicó que quiere evitar que miles de personas se queden en el país, por ello dialogan sobre temas de migración y seguridad con EEUU.

596891-01-02.1(800x600)
Cientos de hondureños parten al año en busca del “sueño americano”.
Medidas pueden generar mayor migración a EEUU

La empresa privada exteriorizó ayer su preocupación de que el Gobierno de Estados Unidos materialice medidas coercitivas contra Honduras.

Jorge Farah, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), opinó que “cualquier porcentaje de gravamen que se aplique repercutirá negativamente en las remesas recibidas en la economía del país”. Ilustró que en Honduras las remesas representan aproximadamente un 95% de las transferencias necesarias para cubrir la balanza de pagos, es decir el déficit de divisas, por lo que de imponerles un impuesto también afectará a las familias receptoras porque tendrán menos dinero para cubrir sus necesidades.

Por su lado, Juan Carlos Sikafy, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), fue cauteloso y dijo que no se puede especular sobre situaciones que no han pasado. No obstante, “confiamos en la seriedad de los oficiales gubernamentales que analizan estas situaciones para no confundir una realidad social como es la migración con tratados y legislaciones internacionales”.

Sikaffy agregó que el Tratado de Libre Comercio con EEUU y las remesas son parte del sustento de miles de familias y cualquier deterioro solo aumenta la presión e interés de la gente en buscar la migración como una alternativa. Fernando García, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), ilustró que el flujo de remesas que ha recibido el país ha generado un impulso de crecimiento económico en la población y ha activado el mercado interno, razón por la cual es importante para la economía que el mismo se mantenga. En relación al TLC, dijo que es un elemento crucial para la política comercial de la región y fundamental para el sector exportador y para la industria nacional mantener los beneficios del acuerdo.