Más noticias

Un 24% de los humedales en Honduras son áreas protegidas

De las 1.2 millones de hectáreas de humedales en el país, 271,767 hectáreas son parte del tratado Ramsar. Con la excepción de Gracias a Dios, el resto de sitios están expuestos.

PANORÁMICA. El río Plátano es parte del refugio de vida silvestre Punta Izopo. Foto: Franklyn Muñoz
PANORÁMICA. El río Plátano es parte del refugio de vida silvestre Punta Izopo. Foto: Franklyn Muñoz

TELA, ATLÁNTIDA.

Los humedales están entre los entornos más productivos del mundo al ser una cuna de la diversidad biológica y fuente de numerosos servicios ecosistémicos.

Diez zonas de Honduras, equivalente a 271,767 hectáreas, son parte de los Humedales de Importancia Internacional de la Convención de Ramsar, tratado intergubernamental que ofrece el marco para la conservación y el uso racional de los recursos.

10.5%
del territorio nacional.Los humedales abarcan más de 1.2 millones de hectáreas de la extensión geográfica en Honduras. El 69% de ellas están en Gracias a Dios.

Las barras de Cuero y Salado, la laguna de Bacalar, el parque nacional Jeanette Kawas, el refugio de vida silvestre Punta Izopo, los sistemas de humedales del Sistema Cuyamel-Omoa, isla de Utila, la zona sur de Honduras, Santa Elena, la laguna de Zambuco y la subcuenca del lago de Yojoa son refugios de flora y fauna que a su vez reducen las emisiones de dióxido de carbono y es una fuente de agua dulce potable.

Según la Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas (MiAmbiente), a través de la Dirección General de Biodiversidad (DiBio), estimó que a nivel nacional hay más 1.2 millones de hectáreas de humedales, es decir un 10.5% del territorio.

1993
Vigencia del convenio.La Convención Ramsar entró en vigor en Honduras el 23 de octubre de 1993 y se ratificó el 18 de junio de 2007 mediante acuerdo ejecutivo

Las mismas, conforme al Inventario Nacional de Humedales que elaboró MiAmbiente, están distribuidas en un 69% en La Mosquitia, 15% en la costa norte entre Atlántida, Cortés y Colón, 3% en las Islas de la Bahía, 4% en tierras interiores y 9% en el Golfo de Fonseca.

Los humedales declarados como áreas protegidas o en protección legal representan el 24% de los existentes. Ante ello, las instituciones involucradas buscan ampliar la protección internacional de estas áreas.

“Los humedales más extensos, biodiversos y mejor conservados están en el Gran Sistema de La Mosquitia, referente al resto de los humedales del país que se encuentran fragmentados y rodeados de hábitat transformados”, indicó el informe Gobernanza de Humedales en Honduras que desarrolló la Dirección General de Biodiversidad de MiAmbiente.

Un hábitat transformado es aquel que por la destrucción a la que ha estado sometido es transformado en un hábitat incapaz de mantener a las especies originarias del mismo, es decir, plantas y animales que lo utilizaban son destruidas o forzadas a emigrar y como consecuencia hay una reducción en la biodiversidad de la zona.

Riesgo

A nivel mundial hay más de 2,200 sitios Ramsar con una superficie superior a los 190 millones de hectáreas.

Los sitios más grandes son Ngiri-Tumba-Maindombe en la República Democrática del Congo y Queen Maud Gulf en Canadá; cada uno de estos sitios abarca más de seis millones de hectáreas de humedales.

Para saber
-Educar a toda la población. La bióloga Patricia Santos insta a educar sobre la manera en la que los humedales ayudan a mitigar el cambio climático.
-Los humedales reportan beneficios económicos enormes, como pesca, agricultura, producción de madera y recursos energéticos.
-Un sitio Ramsar es un humedal considerado de importancia internacional por su riqueza biológica y refugio de aves acuáticas migratorias.

Los países con el mayor número de sitios son el Reino Unido (173) y México (142). Bolivia tiene la mayor superficie bajo la protección de Ramsar.

Para un artículo de Radio Fórmula, la bióloga mexicana Patricia Santos González advirtió que desde la década de los 70 se ha perdido un 35% de los humedales a nivel mundial.

“En la actualidad los fenómenos climáticos extremos se están intensificando, los patrones de lluvia y sequía están cambiando y la frecuencia de los desastres en todo el mundo se ha duplicado en solo 35 años”, agregó.

A criterio de la especialista, es imperativo para los humedales costeros restaurarlos, conservarlos, usarlos de manera racional no drenarlos ni rellenarlos y no construir en ellos.

JG Humedales Honduras(1416x870)