Juan Orlando Hernández: "Son perversas y falsas acusaciones"

El mandatario hondureño es señalado por la Fiscalía de Nueva York de haber supuestamente recibido 1.5 millones de dólares del narcotraficante Alexander Ardón para financiar sus campañas.

Tegucigalpa, Honduras.

El Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, salió este sábado a desvirtuar los señalamientos que el hondureño Alexander Ardón hizo a la Fiscalía de Nueva York, que en sus expedientes lo vincula con el narcotráfico del cual supuestamente recibió 1.5 milones de dólares para financiar sus campañas políticas.

"Hemos tenido conocimiento de una noticia de la cadena Univision en donde se me menciona como implicado en una supuesta conspiración de financiamiento de campañas políticas. Niego categóricamente las perversas y falsas acusaciones que realiza el traficante de drogas, identificado como Alexander Ardón", dijo el gobernante en una comparecencia pública.

El mandatario hondureño dijo que "las acusaciones infundadas y sin pruebas que circulan son parte de una conspiración contra mi gobierno y las acciones anticrimen que yo lidero, estas acusaciones falsas son generadas por las mismas personas que están guardando prisión y cuyos bienes mal habidos han sido incautados como consecuencia de las medidas que mi Gobierno ha tomado en contra del crimen organizado".

Juan Orlando Hernández presidente Honduras(800x600)
El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, comparece sobre los señalamientos de la Fiscalía de Nueva York.

JOH expresó: "es una venganza que buscan los narcotraficantes contra el presidente que aprobó la extradición. Eso se debe a que se han sentido afectados por las decisiones tomadas durante mi Gobierno como la extradición, la incautación de bienes, entre otras".

"Esto debemos ponerlo en el verdadero contexto, si bien es cierto es un documento que se somet​ió ante un juez, de lo que verdaderamente se trata es de las declaraciones como testigo de un narcotraficante en un caso que no esta relacionado directamente conmigo".

"Se los digo a estos criminales, a sus aliados políticos nacionales e internacionales, ESTOY FIRME en mi lucha, no me van a detener, no voy a retroceder. Al contrario voy a endurecer cada una de las acciones que hemos tomado, contra la narcoactividad, ese es mi compromiso".

Juan Orlando Hernández expresó estar en toda la disposición de colaborar con las autoridades nacionales y de Estados Unidos para que todo aquel que haya violentado la ley sea presentado ante la justicia de manera ejemplar porque nadie esta por encima de la ley.

LEA: Fiscalía de Nueva York vincula a JOH de usar dinero del narcotráfico para campañas

Señalamientos de la Fiscalía de Nueva York

En un extenso documento de la Fiscalía del distrito sur de Nueva York presentado como parte del caso en contra del hondureño Juan Antonio "Tony" Hernández, hermano del presidente Juan Orlando Hernández, implica al mandatario en una conspiración para usar dinero del narcotráfico con el fin de mantenerse en el poder.

Aunque la Fiscalía no identifica al mandatario por su nombre ni ha presentado acusaciones en su contra, en el documento, dado a conocer este sábado, se alude al hermano del acusado como CC-4 (Juan Orlando Hernández) y se subraya que el CC-4 fue "elegido presidente de Honduras a fines de 2013".

Se asegura además que se destinaron 1,5 millones de dólares para sobornos en apoyo a su campaña y que se compraron regalos y favores a políticos locales a cambio de protección.

Este documento de 49 páginas involucra a otros políticos hondureños, a quienes no menciona por sus nombres pero entre ellos los medios han identificado al expresidente Porfirio Lobo (2010-2014), el conspirador CC-3, de acuerdo con la Fiscalía.

La Fiscalía sometió el viernes este documento al tribunal federal en Manhattan como parte del caso por narcotráfico que se llevará a cabo en esa jurisdicción en contra de Tony Hernández, de quien se refieren como un "violento, narcotraficante" y que al menos en dos ocasiones "ayudó a planear el asesinato de rivales del narcotráfico"..

Se alega que Tony Hernández, arrestado en el 2018, trabajó con otros violentos traficantes a gran escala para distribuir e importar miles de kilogramos de cocaína a EE.UU.

También que el acusado presuntamente abusó de sus conexiones políticas para obtener ganancias personales y políticas y que para ello él y sus conspiradores confiaron en la protección de oficiales de alto nivel de Honduras.

Incluso destaca que sus conexiones le llevaron además al Congreso de su país.

Alegan que en 2004 Tony Hernández comenzó a establecer vínculos con narcotraficantes usando las influencias de la familia y les brindaba información sobre las actividades y operaciones de agencias de la ley para que pudieran transportar cocaína a través de Honduras sin incidentes.

La Fiscalía federal asegura que el hermano del presidente y sus conspiradores se involucraron en esta conducta para enriquecerse, para financiar campañas políticas de candidatos del Partido Nacional de Honduras, incluyendo, pero no limitado a las elecciones del 2009 y el 2013 y para mantener su poder y posiciones políticas en el país.

Esa asociación le llevó a tener vínculos también con miembros del cartel hondureño de los Valle Valle y con colombianos y de acuerdo con la Fiscalía discutió una asociación con un político del Partido Nacional, que solo es identificado como "Testigo Cooperante 3", de quien dicen "también fue un narcotraficante a gran escala".

De acuerdo con la cadena Univisión este testigo cooperante sería Alexander Ardón, exalcalde de El Paraíso, cerca de la frontera con Guatemala, identificado en el documento como CW-3.

Indica además que Ardón fue acusado por los fiscales estadounidenses en enero.

En el documento se asegura que Tony Hernández le dijo a CW-3 que podrían formar una asociación particularmente exitosa basada en la protección de CC-3 (Lobo) y CC-4 (Juan Orlando Hernández) si ganaban en las elecciones de 2009.

También que creía que CC-4 seguiría a CC-3 como presidente de Honduras y "continuaría protegiéndolos".

En la página 5 del documento se habla de una reunión sostenida en el año electoral del 2009, en la que presuntamente CW-3 (Ardón) se habría reunido con CC-3 (Lobo) quien, según la Fiscalía, le pidió "apoyo financiero y logístico" para su campaña y para la de CC-4 (Juan Orlando Hernández, congresista en ese momento).

A cambio de ello, se ofreció protección y el nombramiento de un pariente para un puesto político, y según los fiscales, se acordó proporcionar dos millones de dólares.

Los fiscales alegan además que Juan Orlando Hernández pidió ayuda para llegar a la presidencia del Congreso, lo que logró en 2010 y posteriormente para su primera campaña presidencial "sobornando a los políticos locales" para que estos lograran que sus constituyentes le apoyaran.

De acuerdo con la Fiscalía el resultado de ellos es que se invirtieran 1,5 millones en la campaña a cambio de que continuara el apoyo a sus actividades de narcotráfico. "CC-4 fue electo presidente en el 2013", afirma el documento.

La Prensa