Más noticias

El BCIE y la ONU suscriben un memorando sobre desarrollo urbano en Honduras

La alianza busca "hacer que las ciudades tengan una planificación más estratégica de sus inversiones".

El programa incorporará apoyo para el desarrollo urbano en San Pedro Sula.
El programa incorporará apoyo para el desarrollo urbano en San Pedro Sula.

Tegucigalpa, Honduras.

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (Onuhabitat) suscribieron este jueves un memorando sobre desarrollo urbano que favorecerá a las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula, en el centro y norte de Honduras.

El acuerdo fue suscrito en el marco del Foro Regional Urbano Integral que se celebró en la sede del BCIE en Tegucigalpa con la participación de autoridades locales, expertos en urbanismo y otros invitados.

El presidente ejecutivo del BCIE, Dante Mossi, dijo a Efe que con la alianza entre el organismo financiero regional y la ONU se busca "hacer que las ciudades tengan una planificación más estratégica de sus inversiones".

"Centroamérica se está urbanizando muy rápidamente y lo que estos estudios nos logran dar, más que al Banco, es a las ciudades. Es una idea de prioridades y magnitudes de inversión para que las ciudades sean un lugar de desarrollo, que generen no solamente viviendas, sino empleo, desarrollo y paz social", agregó.

La primera fase del programa consistió en la elaboración de planes estratégicos para las ciudades capitales de Costa Rica, El Salvador y República Dominicana.

Los planes recogen "diagnósticos que nos indican políticas públicas, es decir, hacia dónde deben crecer las ciudades, si deben ser más horizontales, si están creciendo en la forma correcta; de todas las prioridades que el gobierno municipal tiene, cuáles son las más urgentes, si son agua y saneamiento, o será seguridad, energía eléctrica o salud", acotó Mossi.

En la segunda fase al programa se incorporarán las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula, indicó a Efe el director regional de Onuhabitat para América Latina, Elkin Velásquez.

"Estamos sumando esfuerzos para apoyar a los países de Centroamérica y ciudades capitales en estructurar e implementar operaciones urbanas integrales que maximicen el impacto positivo en las comunidades, en la economía y en el territorio", añadió.

Se trata además de un esfuerzo que se articula a las agendas globales de desarrollo sostenible, la Nueva Agenda Urbana y la Agenda 20/30 de Desarrollo Sostenible, que responde a solicitudes de los Gobiernos de Centroamérica.

"Hemos unido esfuerzos para desarrollar este esfuerzo técnico metodológico y permitir que en la región centroamericana pues haya también innovaciones, como implementar esas agendas globales con un mayor impacto económico, territorial y social", dijo Velásquez.

Además, para cada una de las ciudades que ha sido identificada dentro del proceso, eso implica que habrá inversiones no solamente en viviendas, sino también integrales.

"A partir del sector vivienda van a tener impacto también en otros sectores de la economía y de la prestación de servicios básicos que son necesarios para que cualquier solución habitacional pueda ser sostenible en términos de agua, saneamiento, vías, espacios públicos, pero también en servicios sociales", explicó el alto cargo de Onuhabitat.

La idea es que haya una inversión en vivienda, pero con una aproximación que analiza cómo construir un barrio donde haya oportunidades de esparcimiento, de atender necesidades sociales, pero también laborales, de construcción y capacidades para las familias que van a habitar esas viviendas.

"No es exclusivamente tener una casa, sino tener una solución integrada y tener acceso a otros elementos importantes. Nosotros a eso lo llamamos el derecho a la ciudad", explicó Velásquez.

El programa lleva unos cuatro años en México, donde se ha avanzado en 305 ciudades en las que se ha medido el índice de prosperidad y se están integrando los resultados en sus planes y después identificando operaciones urbanas integrales.

También se ha venido trabajando en Argentina, Brasil, Colombia y Ecuador, mientras que en Bolivia se está arrancando hasta ahora.

El alcalde de Tegucigalpa, Nasry Asfura, indicó a Efe que el acuerdo entre el BCIE y la ONU pone a la capital hondureña "a la par de las grandes ciudades del mundo".

Asfura destacó la importancia de que los países tengan "unas ciudades más seguras y más amigables con el ambiente".

"Eso nos da la oportunidad de buscar recursos para poder invertir en nuestras ciudades, poder mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos. Creo que es importante este paso, el BCIE es el puente para poder conseguir recursos a nivel mundial y que estos mismos recursos sean invertidos en nuestras ciudades o nuestro país", dijo el jefe del gobierno local de Tegucigalpa.

La capital hondureña tiene una población que oscila entre el 1,5 y 1,6 millones de habitantes.