Más noticias

El calvario que atraviesan los estudiantes para convertirse en médicos en Honduras

Son casi 2,500 estudiantes de internado y servicio social que envían tres universidades hondureñas a los principales centros hospitalarios, según Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico de Honduras.

El ejercicio de estudiantes de Medicina durante su internado y servicio social, significa millones de lempiras de ahorro cada año para el Estado.
El ejercicio de estudiantes de Medicina durante su internado y servicio social, significa millones de lempiras de ahorro cada año para el Estado.

San Pedro Sula, Cortés.

Jornadas exorbitantes de trabajo, largas horas sin comer y sin probar líquido son parte del día a día de los estudiantes de Medicina que realizan su internado y servicio social en los principales hospitales y centros de salud de Honduras.

Cada departamento dentro de los hospitales tiene hasta seis salas, en cada una debe haber un médico especialista durante la jornada, dos generales, dos licenciadas en enfermería, al menos seis auxiliares, dos de servicio social y cinco de internado, según autoridades de medicina.

Diario LA PRENSA ingresó a la sala de emergencias del Mario Catarino Rivas. Pudimos observar a muchos de los estudiantes agotados por las extenuantes horas de trabajo, con la vista cansada y muchas veces con criterio ausente.

"Carlos", un estudiante de Medicina que prefirió no ser identificado por seguridad, contó que estuvo casi dos horas, sin moverse, suministrándole oxígeno a un ciudadano que había llegado de gravedad y que por si solo no podía respirar.

Confesó que sintió ganas de ceder... Desplomarse, pero todavía no llegaba su compañero para remplazarlo. Su amor a la profesión y su compromiso con el paciente es lo único que lo mantuvo firme.

Catarino Rivaas(1024x768)
Miles de personas asisten a diario a las instalaciones del Catarino Rivas, el segundo hospital más importante del país.

Estudiar medicina implica hacer muchos sacrificios, las ocho horas de sueño que recomiendan los mismos doctores para el funcionamiento correcto del cuerpo se transforman en una utopía prácticamente inalcanzable.

Lea también: Estudiantes en servicio social exigen su salario beca

A los estudiantes de Medicina se les suele ver caminando soñolientos, en busca de galletas, café y sándwich o cualquier otro alimento que puedan comer con rapidez, ya que nunca tienen tiempo para sentarse a almorzar o cenar. Se las arreglan para vivir un suplicio que cuesta y dura ocho años con la esperanza de lograr tener un futuro mejor.

-Internado-

El internado rotatorio durante su séptimo año de estudio y con 36 horas ininterrumpidas, constituye un proceso formal para obtener la titulación legal de la Facultad de Medicina. En esta etapa que dura un año, el alumno se integra al equipo de salud de las instituciones hospitalarias y atiende pacientes reales.

Se realiza luego de cumplir 68 asignaturas y 409 unidades valorativas del plan de estudio. Una vez ejerciéndolo, tiene cuatro rotaciones por departamento y cada una dura tres meses.

En el internado hacen un turno, una vez cada seis días; es decir, si un pasante entra a las 5:00 am, significa que saldrá a esa misma hora pero del siguiente día, trabajando un total de 24 horas sin descanso.

"Es cansado, aguantamos hambre, casi nunca desayunamos y no comemos en horario normal porque siempre está lleno", dijo uno de los jóvenes que realiza su internado de lunes a viernes en la sala de emergencias del Hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula.

"Yo me levanto a las 4:00 am y tengo que estar a las 4:50 en el Catarino, ya que aquí en emergencias están los más graves. Nuestra hora de salida en teoría es a las 3:00 pm, aunque siempre salimos más tarde por la alta demanda de enfermos. Al final sabemos que esto es parte de la vida del interno, ya venimos mentalizados", manifestó otra universitaria al equipo de reporteros de LA PRENSA.

Sépalo
Solo a los de internado de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) les dan un salario beca, el cual es de 6,700 lempiras, pagado cada tres meses.

-Servicio social-

Tras terminarse el internado, hay unos tres meses de receso, luego deben someterse al servicio social, que dura un año, (24 horas ininterrumpidas), a través del cual les pagan un salario beca de 7,774 lempiras a los estudiantes de los centros públicos. Los meses que tienen disponibles para iniciar, son marzo, abril, septiembre y noviembre.

Su horario de entrada es a las 7:00 am y su hora de salida es a las 3:30 pm, pero al haber aglomeración de pacientes, se quedan más tiempo. La siguiente jornada empieza a las 7:00 pm y termina a las 12:00 de la tarde del día siguiente.

De acuerdo con varios de sus comentarios, no solo es el hambre y la sed que tienen que soportar, también los insultos de algunos familiares de pacientes, quienes en su desesperación por el difícil momento que viven, les gritan constantemente.

-Una vida de sacrificio-

Los pasantes de Medicina atienden hasta 60 personas diariamente en cada sala, de lunes a viernes, siendo el sábado, el día más cargado de asistencia. "Aunque no nos obligan a hacerlo, reconozco que sí hacemos trabajo que no toca. Aquí curamos heridas, sacamos muestras y hasta buscamos camillas", mencionó uno de los cursantes de servicio social.

"He mirado varias dificultades en el tiempo que tengo de estar aquí, muchas veces no hay recursos, tenemos que andar de sala en sala para suplirle las necesidades a un paciente. Algo que no debería de suceder, sobre todo en emergencias, donde apenas hay cinco ventiladores mecánicos, estamos saturados", lamentó otro estudiante.

emergencias 1(1024x768)
El internado y servicio social son requisitos elementales para graduarse como médicos.

La labor es la misma tanto para los internos como los de servicio social, cada día deben tomar los datos de los pacientes, aprenderse sus perfiles y llevarlos donde el especialista. Se convierten en los "familiares de blanco" de los enfermos.

"Hasta ahora no tenemos quejas de nuestros estudiantes, deben entender que prácticamente están en una zona de guerra, nada es bonito, no hay una hora fija de salida, hay que sujetarse a la necesidad imperiosa del paciente", dijo Pastor Laínez, coordinador de la carrera de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (Unah-vs).

Además: Estudiantes con excelencia podrán elegir el lugar de su servicio social

El galeno comentó que es lamentable la falta de recursos en los hospitales, pero que lugares como el Catarino Rivas, han mejorado año con año. Aseguró que preparan muy bien al estudiante, porque no solo se limitan a estar en un aula, van a trabajar a las áreas de salud y a su vez aprenden.

"La diferencia entre ambas cosas, es que en el internado los jóvenes se matriculan, reciben clases y tienen una supervisión total. Mientras que en servicio social no siempre hay un especialista, ya que en muchos casos los estudiantes se van a centros de salud lejanos, quedan solos, realizando lo que han aprendido y con su colegiación provisional', detalló.

Datos

El servicio social es manejado por un Comité Ejecutivo del Servicio Médico Social, integrado por el secretario de la Facultad de Ciencias Médicas en Tegucigalpa, un representante del Ministerio de Salud y del Colegio Médico de Honduras (CMH).

La Unah tiene matriculados 900 estudiantes de Medicina. En San Pedro Sula, la Unah-vs distribuye estudiantes en su establecimiento de estudio, Catarino Rivas, Leonardo Martínez y el centro de salud Miguel Paz Barahona. Mientras que en Teguicigalpa, en el Hospital Escuela, en la misma Ciudad Universitaria y en el Hospital San Felipe.

-Relatos de jóvenes tras terminar el servicio social-

"Es difícil, es pesado, hay que tener carácter y no hay tiempo para cansarse", pronunció una joven.

"Hay un atropello de los derechos, no hay a quien se pueda acudir, pareciera que no estamos protegidos. En los centros de salud solo se debe atender a 18 pacientes al día, a mí me obligaban a ir a brigadas y atender hasta 300 personas", mencionó otra universitaria que está por egresar.

pacientes.25(1024x768)
La sala de emergencias, la más difícil, es donde más atienden pacientes todos los días.

"Hay compañeros que yo conocí y murieron, uno de ellos de asma, recuerdo que acababa de salir de guardia y era tanto el estrés que murió. Ahora es felicidad porque ya terminamos, pero después qué, estaremos desempleadas. La gente cree que uno obtiene el título y ya tiene dinero, pero no es así, hay quienes solo se conforman con ganar 70 lempiras de consulta o hacer guardia en clínicas por 500 lempiras", lamentó una tercera entrevistada.

-Reacción del Colegio Médico de Honduras-

"Como Colegio Médico tenemos limitaciones desde hace dos años, hemos llevado varias denuncias al Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), pero los casos no avanzan. También lamentamos que muchos estudiantes hayan sido judicializados por cosas fuera de su responsabilidad", enfatizó Suyapa Figueroa, presidenta de esa entidad.

Figueroa recomendó cambios en el plan de estudio de Medicina de acorde con la realidad, que haya más supervisión y que el Estado coloque más médicos especialistas.

"El estrés que soporta un estudiante de Medicina durante su preparación es obligadamente alto, con riesgo de menoscabo de su salud mental. La carrera exige mucho al estudiante, lo cual lo hace susceptible a padecer estrés y este de forma crónica puede aumentar el riesgo de presentar algunas enfermedades como depresión", declaró Donald Velásquez, psicólogo sampedrano.