Más noticias

La violencia obliga a 89 estudiantes y maestros a huir de sus casas

Los educadores más afectados por la criminalidad viven o trabajan en zonas de riesgo.

Tegucigalpa, Honduras.

Fueron 89 maestros y estudiantes que se vieron obligados a abandonar sus casas en 2017 por la violencia criminal, informó el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras (Conadeh).

El organismo indicó ayer en un comunicado que el año pasado 54 maestros y 35 estudiantes abandonaron su hogar por la violencia.

Agregó que en 2017 recibió quejas de estudiantes de al menos 38 centros educativos de los departamentos de Cortés, Yoro y Atlántida, Francisco Morazán, Olancho y Colón.

“Los grupos criminales han logrado infiltrarse en el interior de las escuelas, influyendo en las decisiones de maestros y directores”, señaló el Comisionado de Derechos Humanos.

Enfatizó que miembros de grupos criminales hacen “labores de reclutamiento, vigilancia e inteligencia, promueven la venta de drogas a personas menores de edad y extorsionan a maestros y estudiantes”.

El comisionado de los Derechos Humanos, Roberto Herrera, destacó la necesidad de recuperar las zonas ocupadas por bandas criminales y pandillas sin que se afecte a la población. A comienzos del mes, el Gobierno anunció nueva ofensiva contra bandas y pandillas.