Más noticias

Más de 100,000 personas viven en los bordos

Al menos el 40% de los niños y jóvenes que habitan en las zonas no cuentan con un nivel de escolarización.

El bordo de Río Blanco es el que más rápido crece en la ciudad. foto: franklyn muñoz
El bordo de Río Blanco es el que más rápido crece en la ciudad. foto: franklyn muñoz

San Pedro Sula, Honduras

Pobreza y desempleo: eso refleja el desalentador crecimiento de la población en los bordos considerados cordones de miseria.

En 2016, la cantidad de personas que radican en los bordos de los ríos de San Pedro Sula aumentó 25%.

Estos datos manejados por la regional de la Comisión de Acción Social Menonita (CASM) preocupa a las mismas autoridades de esta institución, quienes estiman que actualmente alrededor de 18,000 familias viven en estas zonas vulnerables; es decir, más de 100,000 habitantes.

Nelson García Lobo, presidente de la CASM, considera que la situación es alarmante, pues muestra un panorama nada alentador sobre los índices de pobreza y desempleo que se sufre el país.

“No se ha hecho lo suficiente para ayudar a todas estas personas. Necesitamos mayor compromiso del Estado al generar oportunidades con las que estos sectores aspiren a una mejor calidad de vida”, señaló Lobo. El fenómeno es todavía más preocupante debido a que al menos el 40% de los niños y jóvenes que residen en los bordos no acuden a las aulas de clases, lo que provoca que muchos de ellos se integren al crimen organizado o ejecuten otras acciones delictivas a fin de tener ingresos.

Para el sociólogo Miguel Cabrera, catedrático de la Unah-vs, una alternativa viable que ayudaría a reducir el número de ciudadanos viviendo en covachas es la reubicación y las viviendas multifamiliares.

Autoridades del Consejo Nacional de la Vivienda (Convivienda) han dicho que aunque es un esquema difícil de desarrollar existe la iniciativa para la construcción de edificios horizontales, que al final son multifamiliares, para familias de escasos recursos.