TEMAS DESTACADOS

Una buena dieta es clave en personas con TEA

La microbiota influye en el comportamiento de personas con autismo. Cada 2 de abril se conmemora el Día Mundial

San Pedro Sula, Honduras.

¿Sabía que llevar una dieta alimenticia en los niños con trastorno del espectro autista (TEA) les trae grandes beneficios a nivel neurológico y en su aparato digestivo?

Cecilia Fernández, ingeniera bioquímica y máster en Nutrigenética y Nutrigenómica, dice que por evidencia científica se tiene conocimiento de que las personas dentro del espectro autista tienen deficiencias enzimáticas importantes, principalmente la DPPIV, por lo que presentan dificultades para metabolizar las proteínas, generando péptidos opiáceos, que provocan en el cerebro alteraciones sensoriales, inflamación.

“La estrecha correlación entre los síntomas gastrointestinales y el trastorno del espectro autista señala que los niños más gravemente afectados por el autismo con toda probabilidad sufrirán síntomas gastrointestinales severos”, menciona.

LEA: Cuide la vida de sus riñones, empezando por la alimentación

Se ha comprobado que el consumo de azúcar afecta el comportamiento de las personas con TEA, especialmente los niños, por lo que si se elimina de la dieta, las variaciones en su comportamiento pueden mejorar.La experta expresa que así como el azúcar, hay otros alimentos que se deben evitar, como los lácteos, especialmente en aquellos niños que manifiestan síntomas gastrointestinales. El trigo, la soya, colorantes y aditivos químicos.

Algunos alimentos favorables para contrarrestar las alteraciones fisiopatológicas en personas con TEA: los espárragos, que contienen vitaminas A, B1, B6, B9, B12, C y E; además, inhiben las citoquinas proinflamatorias, cuyos niveles son altos en personas con TEA; la remolacha, con complejo B y es antiinflamatorio, mejora la neuroplasticidad; las calabazas, y la zanahoria, que contiene ácido fólico, potasio, hierro y fibra, teniendo un efecto positivo en el estrés oxidativo.

“Los alimentos procesados generan inflamación, sensibilidades, hiperactividad, alteraciones sensoriales, estreñimiento y/o diarrea”, comenta la experta.

Y es que cualquier cambio en la dieta de un niño, adolescente o adulto con autismo debe ser vigilado y controlado por un profesional, ya que pueden tener efectos secundarios. El 2 de abril se conmemora el Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo.

Funcionamiento

Fernández, quien también es la cofundadora y presidenta de la Liga de Intervención Nutricional contra el Autismo e Hiperactividad, comenta que la microbiota en las personas con TEA apoya en el intestino la producción de neurotransmisores.

Por ejemplo, la serotonina, que da tranquilidad, tolerancia, flexibilidad; dopamina, que controla la reacción motora, la memoria a corto plazo y la retentiva, y el neurotransmisor GABA, haciendo la función como un freno de adrenalina y lenguaje. Y el segundo cerebro, el intestino, en el que influyen 500 millones de neuronas, 40 neurotransmisores identificados que producen 50% de dopamina, 95% de serotonina y 45% de GABA.

Qué hacer

Un cambio de la microbiota de los niños con TEA a través de la alimentación, el consumo de probióticos, el ejercicio y la gestión del estrés pueden ser de mucha utilidad para mejorarles la calidad de vida.

“Las personas con autismo tienen problemas sensoriales como el propioceptivo, la capacidad de saber la posición exacta de las partes de nuestro cuerpo y el sistema vestibular, relacionado con el control del movimiento, por eso en ocasiones los ejercicios dependen de cada persona.

Los más recomendables son los que se hacen al aire libre, de respiración, caminatas, jugar a la pelota, y si tiene habilidades para deporte, pues lo que le guste, todo será bueno”, manifiesta Fernández. En cuanto a la alimentación, las verduras, frutas, proteínas animales y vegetales y pocos cereales le beneficiarán.

La experta dice que en cuanto al consumo de vitaminas “cada persona tiene una bioquímica individual, no hay una “receta universal”, pero por experiencia se requiere siempre dar omega 3, antioxidantes y vitamina D3. Además de que deben tomar agua de 1- 1.5 litros de agua al día”.