¿Una prueba de heces podría ayudar a detectar el cáncer de páncreas?

Los pacientes con cáncer de páncreas no pueden permitirse esperar pues es una enfermedad que avanza rápidamente

The New York Times.

La clave para detectar el cáncer de páncreas suficientemente pronto para poder salvar vidas quizá se encuentre en las heces de los pacientes, sugiere un nuevo estudio.

Un par de docenas de tipos de microbios que se encuentran en las muestras de heces se vinculan de cerca con el cáncer de páncreas, y tienen el potencial de predecir si una persona tiene un riesgo alto del cáncer, que es difícil de detectar, informa un equipo de investigadores europeos.

Este panel de 27 microbios, sobre todo bacterias, identificó a los pacientes que tenían un cáncer de páncreas con una precisión del 84 por ciento, muestran los resultados del estudio.

La precisión aumentó hasta llegar a un 94 por ciento cuando los investigadores combinaron el panel microbiano con otro marcador que se utiliza para monitorizar la progresión del cáncer de páncreas, el antígeno carbohidrato (CA) 19-9, un tipo de sustancia bioquímica que los tumores de páncreas excretan.

Una experta mostró un optimismo cauto ante la noticia.

“Actualmente, no hay un método de detección temprana para esta enfermedad, y con frecuencia los pacientes solo se diagnostican cuando ya han llegado a una etapa avanzada, cuando las opciones de tratamiento son limitadas, lo que conduce a unas tasas bajas de supervivencia”, comentó Lynn Matrisian, directora científica de la Red de Acción contra el Cáncer de Páncreas (Pancreatic Cancer Action Network, PanCAN).

“Los pacientes con cáncer de páncreas no pueden permitirse esperar, así que nos anima cualquier investigación innovadora que busque formas nuevas y mejores de detectar [la enfermedad]”, enfatizó.

Otro tipo de detección

La autora del estudio e investigadora principal, Ece Kartal, advirtió que los nuevos hallazgos proveen “un primer paso hacia una prueba de detección basada en heces [para el cáncer de páncreas], pero se requieren pasos adicionales y validación para desarrollarlo en un método robusto de detección o diagnóstico”.

Aun así, “una gran ventaja de este método es que no es invasivo, es rápido y, en principio, relativamente barato”, observó Kartal, que es miembro postdoctoral del Hospital de la Universidad de Heidelberg, en Alemania.

Con frecuencia, la detección llega demasiado tarde

El equipo de Kartal tiene tanta confianza en su investigación que solicitó una patente para desarrollar un kit diagnóstico para el cáncer de páncreas que detecta estos microbios en muestras de heces, según un comunicado de prensa de Worldwide Cancer Research, una institución caritativa de Reino Unido que proveyó parte de la financiación del trabajo.

El cáncer de páncreas es relativamente raro, y representa apenas un 3 por ciento de todos los casos de cáncer en Estados Unidos, según la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society). Unas 62,000 personas serán diagnosticadas con un cáncer de páncreas este año, y casi 50,000 fallecerán por su causa en Estados Unidos. El adenocarcinoma ductal de páncreas (ACDP), la forma más común, conforma alrededor de un 95 por ciento de los casos.

En general, el cáncer de páncreas no se detecta hasta unas etapas más tardías, cuando se ha agrandado y se ha propagado a otros órganos, señala la sociedad oncológica. No existen buenas pruebas para detectarlo.

“Debido al lugar donde se ubica en el abdomen, es usual que no muestre síntomas hasta una etapa tardía de la enfermedad”, dijo el Dr. William Cance, director médico y científico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer.

Cance afirmó que el estudio era “sugestivo” y “muy significativo”.

“Es un hallazgo muy innovador en un momento crítico, y provee cierta esperanza de un diagnóstico más temprano para el cáncer de páncreas”, aseguró Cance.

En este estudio, los investigadores evaluaron muestras de saliva y de heces de un grupo de 136 españoles, entre ellos 57 que se sabía que tenían un cáncer de páncreas, 50 personas sanas y 29 con pancreatitis crónica.

Un sofisticado análisis computarizado identificó “unas firmas microbianas características que eran distintas en los pacientes con ACDP que en los controles sanos clínicamente emparejados”.

El equipo de la investigación evaluó entonces su panel microbiano en un grupo distinto de 76 alemanes, entre ellos 44 con un cáncer de páncreas y 32 que no tenían la enfermedad. También la evaluaron con datos públicamente disponibles de 25 estudios en que se recolectaron casi 5,800 muestras.

En ambos casos, los resultados validaron al panel microbiano como una forma potencialmente precisa de detectar el cáncer de páncreas.

“Nuestros modelos pueden identificar a los pacientes con ACDP con una buena precisión, pero no predicen de forma errónea el ACDP en otros grupos de enfermedad, lo que incluye a los grupos con factores de riesgo del ACDP [los pacientes con pancreatitis crónica o diabetes tipo 2] y enfermedades con una sintomatología relacionada [como las enfermedades del hígado u otros tipos de cáncer]”, apuntó Kartal.

Se necesita un mayor entendimiento

Tras desarrollar su prueba de heces, los investigadores realizarán un estudio para ver si puede detectar el cáncer de páncreas en las personas en el futuro, dijo Kartal.

Es probable que el panel de microbios se deba combinar con otras medidas para crear una herramienta con la potencia suficiente para detectar el cáncer de páncreas, comentó Christian Jobin, coautor de un editorial que se publicó junto con el estudio en la edición del 8 de marzo de la revista Gut.

“Los microbios por sí solos no son suficiente para crear un biomarcador confiable”, dijo Jobin, profesor de medicina y líder del programa de microbiota del cáncer y respuestas del anfitrión del Centro Oncológico de University of Florida Health. “Esta es la esperanza de ahora en adelante, que unos marcadores múltiples nos acerquen a una prueba clínica”.

No está claro por qué ciertos microbios intestinales se asocian con el cáncer de páncreas, apuntaron los expertos. Los microbios podrían ser el resultado de los procesos del cáncer... o incluso podrían contribuir al cáncer.

“Provee un área de investigación, no solo sobre si el microbioma provoca potencialmente el cáncer de páncreas, sino si podemos ajustarlo, si podemos cambiar al microbioma”, indicó Cance. “Solo hemos visto unos avances incrementales pequeños en el cáncer de páncreas, que son mínimos. Necesitamos unos avances más amplios para comprender qué lo causa y cómo tratarlo”.

Cance añadió que “esto de verdad apunta a la creciente importancia del microbioma, las bacterias que han vivido con nosotros de forma simbiótica a lo largo del tiempo, y su asociación con el cáncer, como causa del cáncer y, potencialmente, para proveer formas de diagnosticar y tratarlo”.