TEMAS DESTACADOS

Perder peso puede acabar con la diabetes y también ayudar al corazón

Mantener la pérdida de peso permitió a ocho de cada 10 participantes librarse de la diabetes tipo 2, sin necesidad de medicamentos

The New York Times.

Un programa agresivo para perder peso no solo logra la remisión de la diabetes tipo 2, sino que también podría acabar con la necesidad de tomar antihipertensivos, muestra una investigación reciente.

'Nuestro estudio muestra que, además de la posible remisión de la diabetes tipo 2, hay otros beneficios muy importantes para la salud, ya que la pérdida de peso es un tratamiento muy efectivo para la hipertensión [la presión arterial alta] y los graves riesgos de salud que se asocian con la afección', señaló el investigador Mike Lean, profesor de la Facultad de Medicina, Odontología y Enfermería de la Universidad de Glasgow, en Escocia.

El programa de pérdida de peso se inicia con 12 semanas en una dieta nutricionalmente completa de sopas y batidos bajos en calorías. Si se sigue por completo, el régimen conduce a una pérdida de más de 33 libras (15 kilos), apuntaron los investigadores.

LEA: ¿Quiere saber si está anémica? conozca los síntomas

A cuidarse

Esto es seguido por respaldo para ayudar a las personas a comer de forma inteligente y a no recuperar el peso.

Mantener la pérdida de peso permitió a ocho de cada 10 participantes librarse de la diabetes tipo 2, sin necesidad de medicamentos para la diabetes durante al menos dos años, según los resultados del Ensayo clínico sobre la remisión de la diabetes.

Los medicamentos para la diabetes y la presión arterial de los participantes se detuvieron al inicio del estudio, y solo se reanudaron si su azúcar en la sangre o presión arterial aumentaban.

De las 143 personas que comenzaron la dieta, 78 tomaban antihipertensivos al inicio, y 44 tomaban dos o más fármacos, anotaron los autores del estudio.

En general, la presión arterial promedio se redujo de forma constante a medida que las personas perdían peso. Siguió siendo más baja después de que la dieta de fórmula acabara y durante las pruebas a los 12 y 24 meses, según el informe, que se publicó el 31 de mayo en la revista Diabetologia.

Los participantes que no estaban siendo tratados por hipertensión observaron una reducción marcada en la presión arterial desde la primera semana, mostraron los hallazgos. Entre los que dejaron de tomar medicamentos cuando comenzó el estudio, la presión arterial también se redujo, pero con una mayor lentitud.

Poco más de una cuarta parte (un 28 por ciento) de esos pacientes tuvieron que reanudar los antihipertensivos mientras estaban en la dieta de fórmula. Pero el mismo porcentaje de personas pudieron continuar sin tomar antihipertensivos durante al menos dos años.

El programa de gestión del peso fue desarrollado por los investigadores de las Universidades de Glasgow y Newcastle, en Reino Unido.

Más de la mitad de los 4.5 millones de personas con diabetes tipo 2 en Reino Unido también necesitan antihipertensivos para reducir las complicaciones graves que afectan a los vasos sanguíneos, anotó Lean en un comunicado de prensa de la revista.

'Tener sobrepeso es la causa principal, y perder peso puede conducir a una remisión de la hipertensión en muchos, además de una remisión de la diabetes', apuntó Lean. 'Retirar los antihipertensivos es seguro, siempre y cuando las personas perdieran peso y la presión arterial se revisara de forma regular, por si había que reintroducir las pastillas'.