TEMAS DESTACADOS

Descubren que el coronavirus pasó de un perro a un humano

Nadie sabe qué tan común es este virus, ni si se puede transmitir con eficiencia de perros a humanos o entre humanos

The New York Times.

En un caso de hace tres años, se descubrió un nuevo coronavirus que parece haber pasado de un perro a un niño, pero todavía no está claro qué tan peligroso podría ser.

Este nuevo coronavirus canino se encontró en un niño en Malasia en 2018. Fue confirmado como un patógeno humano, y podría ser el octavo coronavirus que se sabe que puede provocar una enfermedad en las personas.

El caso sugiere que la transmisión de coronavirus de animales a humanos podría ser más común de lo que se pensaba, según los autores del estudio, que se publicó en la edición del 20 de mayo de la revista Clinical Infectious Diseases.

LEA: Vacuna puede provocar efectos leves, pero no de riesgo

'Nadie sabe qué tan común es este virus, ni si se puede transmitir con eficiencia de perros a humanos o entre humanos', señaló el líder del estudio, el Dr. Gregory Gray, profesor de medicina, salud global y salud ambiental de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

'Lo que es más importante es que es probable que estos coronavirus estén pasando de los animales a los humanos con una frecuencia mucho mayor de lo que sabemos', añadió gray. 'No los estamos detectando porque la mayoría de las pruebas diagnósticas de los hospitales solo detectan los coronavirus humanos conocidos'.

Las evidencias

En el estudio, los investigadores desarrollaron y utilizaron una nueva herramienta diagnóstica molecular para examinar 301 especímenes archivados de casos de neumonía. Encontraron señales de coronavirus caninos en ocho personas hospitalizadas con neumonía en la parte este de Malasia.

Un virus cultivado de los especímenes se identificó como un nuevo coronavirus canino.

'Es probable que haya múltiples coronavirus caninos en circulación y que estén pasando a los humanos, y que no lo sepamos', aseguró Gray en un comunicado de prensa de la universidad.

Anotó que muchas de esas transmisiones nunca salen del primer anfitrión humano.

'Pero si de verdad deseamos mitigar la amenaza, necesitamos una mejor vigilancia donde haya una intersección entre los humanos y los animales, y entre las personas que están suficientemente enfermas como para ser hospitalizadas con virus nuevos', añadió Gray.

Las herramientas diagnósticas como la desarrollada en este estudio tienen el potencial de identificar otros virus que son nuevos para los humanos antes de que puedan provocar una pandemia, según Gray.

La herramienta puede detectar a la mayoría de los virus de la familia Coronaviridae, entre los cuales se incluye el virus SARS-CoV-2 que provoca a la COVID-19.

'Estos patógenos no provocan una pandemia de un día para otro', aseguró Gray. 'Tardan muchos años en adaptarse al sistema inmunitario humano y provocar infección, y entonces en hacerse eficientes en la transmisión de humano a humano. Debemos buscar estos patógenos y detectarlos pronto'.