TEMAS DESTACADOS

El coronavirus puede infectar y dañar al oído interno, confirman estudios

El tinnitus se manifiesta después de una infección en las vías respiratorias superiores como un resfrío.

THE NEW YORK TIMES. A estas alturas parece que casi no hay ninguna parte del cuerpo que el nuevo coronavirus no ataque, pero una investigación reciente añade una más: el covid-19 quizá pueda infectar al oído interno y afectar la audición y el equilibrio.

Ha habido informes de pacientes con coronavirus con síntomas como pérdida auditiva, zumbido en los oídos (tinnitus), mareo y problemas de equilibrio, y los científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y del Hospital del Ojo y el Oído de Massachusetts utilizaron modelos celulares del oído interno humano, junto con tejido del oído interno adulto, y los expusieron al virus.

Para saber

El tinnitus es causado generalmente por una afección subyacente como la pérdida auditiva relacionada con la edad, una lesión del oído o un trastorno del aparato circulatorio. El tinnitus se describe, por lo general, como un zumbido en los oídos, aunque no exista una fuente de sonido externa.

Sus resultados sugieren que el virus SARS-CoV-2 puede infectar al oído interno, en específica a las células pilosas que son esenciales para la audición y el equilibrio. A menor grado, el coronavirus puede infectar a las células de Schwann, que aíslan a las neuronas. Otros tipos de células en el oído interno no son susceptibles a la infección, según el estudio, que se publicó la revista Communications Medicine.

Entre las posibles rutas de entrada del coronavirus al oído se encuentran la trompa de Eustaquio, que conecta a la nariz con el oído medio, sugirieron los investigadores.

El virus también podría salir de la nariz a través de las pequeñas aperturas que rodean a los nervios olfatorios, entrar al espacio cerebral e infectar a los nervios craneales, entre ellos al que conecta con el oído interno, planteó la colíder del estudio, la Dra. Konstantina Stankovic, exjefa de otología y neurotología del Hospital del Ojo y el Oído de Massachusetts.