Más noticias

La leche sí es buena para los deportistas

El consumo de leche incrementa la síntesis proteínica en los músculos

Tomarse un vaso de leche con chocolate regenera los músculos de los más pequeños.
Tomarse un vaso de leche con chocolate regenera los músculos de los más pequeños.

México

Cuando se trata de recuperarse de una exigente sesión de ejercicio, ayudar al fortalecimiento de los músculos e incluso rehidratarte, pocas veces podría pensarse en la leche como una alternativa adecuada.

Poco considerada tradicionalmente como alimento para atletas, en buena medida debido a su cantidad de grasa y al alto porcentaje de población intolerante a la lactosa, la leche podría convertirse en una de las alternativas más efectivas y accesibles para quienes practican deportes de alto rendimiento.

"Existe cada vez más evidencia científica que apoya el uso de leche baja en grasas por atletas que habitualmente realizan ejercicios de fuerza o resistencia. Hay datos que sugieren que la leche es tan efectiva como las bebidas deportivas existentes en el mercado, al promover la recuperación después del ejercicio", apunta el investigador Brian D. Roy, de la Universidad de Brock en Canadá, en su estudio "Leche: ¿La nueva bebida deportiva?".

Según el Departamento de Medicina Deportiva del Hospital Infantil de Colorado, un vaso de leche con chocolate es ideal para que los músculos de los niños se regeneren tras una jornada exigente de ejercicio, mientras les aportar energía extra.
"La leche incluye proteínas, grasas que son energía, azúcares, minerales y anticuerpos. En la edad de crecimiento, fortalece huesos y músculos, y en la edad adulta, cuando se empieza a perder masa muscular, los productos lácteos son ricos en proteínas altamente aprovechables, por sus aminoácidos", señala René Fonseca, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Lechera.

Rehidratante natural

Tradicionalmente, el aporte de carbohidratos, proteínas y calcio de la leche ha sido ponderado positivamente por los especialistas. Pero análisis recientes han mostrado un valor adicional: podría ser una buena alternativa para la rehidratación.

Según un estudio publicado por la Revista Europea de Fisiología, los electrolitos presentes en la leche, además de su contenido de carbohidratos, la hacen una alternativa adecuada para después del esfuerzo físico.

"La leche puede ser una bebida efectiva para después del ejercicio, con sujetos que mantienen un balance positivo de fluidos durante el periodo de recuperación. Descontando el efecto de retención de líquidos, la capacidad de ejercicio no fue distinta entre quienes bebieron leche y una bebida comercial con carbohidratos y electrolitos, tras cuatro horas de ejercicio", destaca la investigación.

Otros estudios señalan que el consumo de leche puede favorecer la regeneración y el crecimiento de los músculos, especialmente después de ejercicios de fuerza o resistencia, que suelen desgastar los tejidos.

Energía extra

Uno de los argumentos en contra del consumo de lácteos antes de la práctica de deporte es que pueden caer pesados. Sin embargo, diversas investigaciones señalan lo contrario.

"Un estudio en ciclistas comparó su comodidad estomacal y desempeño tras desayunar tres porciones de lácteos y otro desayuno sin leche. No se encontraron efectos negativos y su desempeño fue idéntico", señala la Asociación de Dietistas Deportivos de Australia.

Según la misma fuente, un desayuno ligero que incluya lácteos antes de una actividad física demandante, puede ayudar a tener una reserva de carbohidratos y calcio, necesarios para mejorar el desempeño atlético.

"La combinación de glucosa y galactosa proporciona más energía a los atletas. Mientras la primera se absorbe rápidamente por las células, la segunda se consume lentamente, ofreciendo energía adicional", señala un estudio de la Universidad Metropolitana de Leeds, Reino Unido.

La mezcla de proteínas propias del suero de leche y caseína, habituales en los productos lácteos, apuntalan sus beneficios.

"El consumo de leche incrementa la síntesis proteínica en los músculos, ayudando a mejorar su balance neto", detalla el investigador Brian D. Roy en el estudio antes citado.