Madrid, España.

Megan Fox y Machine Gun Kelly acaban de protagonizar su primera portada juntos posando para la edición británica de GQ, en la que ella aparece semidesnuda y sosteniendo una pistola con la que apunta a la entrepierna de su novio.

La pareja también ha concedido una entrevista a la revista en la que habla de su historia de amor para repetir más o menos las mismas declaraciones que han realizado a lo largo del último año: que son almas gemelas, que su rápida conexión cuando se conocieron en el set de rodaje de una película les pilló por sorpresa a ambos y que no todo es de color de rosa en su relación sentimental.

De hecho, a lo largo de la conversación que mantuvieron con la publicación se hicieron un tatuaje a juego que reza ‘el más oscuro de los cuentos de hadas’, en referencia al primer mensaje de texto que intercambiaron.

Sus fans están más que acostumbrados a este tipo de declaraciones románticas que Colson -como se llama realmente el artista- ha vuelto a realizar ahora al compartir con el resto del mundo su nuevo posado con la actriz, a quien ha realizado una petición bastante morbosa.

Una vida sin ti es peor que la muerte, méteme una bala en la cabeza si no nos queda nada. Y si eso acaba sucediendo, reúnete conmigo en el cielo y hagamos el amor como demonios”, le ha asegurado él a través de Instagram.

Megan le ha respondido en su propia cuenta asegurando que la suya es “la historia de dos parias y amantes atrapados en la agonía de un romance tan tórrido como una llamarada solar”.

“Obsesión febril, pistolas, adicción, chamanes, mucha sangre, caos generalizado, terapia, terrores nocturnos tántricos, rituales de atadura, baños de sonido de los chakras, alucinaciones psicodélicas, batidos orgánicos y el tipo de sexo que haría que Lucifer se aferrara a su rosario”, ha añadido ella enumerando algunas de las aficiones que comparten juntos.