23/02/2024
08:08 AM

Emily Blunt no quiere que los niños se dediquen a la interpretación

  • 09 junio 2023 /

La actriz sabe muy bien lo duro que resulta meter cabeza en la industria.

California, Estados Unidos.

La actriz Emily Blunt disfruta de una carrera más que consolidada en la industria del cine.

La intérprete británica, madre de dos niñas de ocho y seis años con el también actor John Krasinski, logró afianzar su posición en Hollywood gracias a su buen hacer en cintas tan populares como ‘El diablo viste de Prada’ o ‘La chica del tren’, por lo que sería de esperar que la artista hablara maravillas de su profesión y de lo mucho que le hace sentir realizada.

Sin embargo, en su última entrevista la estrella de cine ha optado por poner el foco en las dificultades y frustraciones que se derivan de un reto de estas características. Y es que para ella, así como para tantos otros actores, poder vivir de su trabajo ha sido el resultado de una trayectoria llena de desafíos e incertidumbre, un camino en el que muchos se quedan atrapados antes de haber podido disfrutar de éxitos y reconocimientos.

Blunt ha sido, por tanto, muy explícita al reconocer que no le gustaría que Hazel y Violet, sus hijas, siguieran sus pasos en tan exigente sector. “Me pongo muy nerviosa cuando la gente me dice: ‘Mi hija quiere ser actriz’. Me entran ganas de decirle: ‘¡Que no lo haga!’. Es una industria muy dura y puede ser decepcionante. Mucha gente te dice que no hay que tomarse las cosas personalmente, pero es que es una profesión muy personal, sobre todo cuando te juzgan por tu apariencia. Tienes que soportar lo peor de estas cosas”, ha argumentado en su entrevista a Harper’s Bazaar.

Pese a sus reticencias, la también protagonista de la saga de terror ‘Un lugar tranquilo’, escrita y dirigida por su esposo, no ha dudado en ofrecer algunos consejos a quienes se animen a probar suerte en la actuación. En ese sentido, Blunt asegura que ser ambicioso es una virtud de la que nadie debería avergonzarse, al igual que la de reconocer los méritos propios ante un trabajo bien hecho. “La ambición es algo sano, no debería verse como algo negativo. Implica saber lo que vales y lo que aportas a un proyecto. Nadie tendría que disculparse porque le vayan bien las cosas”, ha añadido.