24/05/2024
01:43 AM

El Potrillo y doña Cuquita rompen en llanto en funeral de Vicente Fernández

  • 13 diciembre 2021 /

Conmovedores instantes se han vivido en la Arena Vicente Fernández durante las honras fúnebres del ídolo de las rancheras.

México.

Con la canción “Amor de los dos” y abrazando a su madre María del Refugio Abarca, doña Cuquita, Alejandro Fernández se despidió de su padre Vicente Fernández durante su funeral en la Arena Vicente Fernández.

El momento los hizo romper en llanto y entre miradas trataban de consolarse el uno al otro tras la partida de ídolo de la música mexicana.

Al terminar de cantar, el potrillo besó tiernamente a su madre quien pasó toda una vida junto al charro de Huentitán. Doña Cuquita permaneció estoica con una entereza notable sin separarse todavía del amor de su vida.

Además lea: Alejandro y Alex Fernández se despiden de “Chente” con conmovedores mensajes

Por supuesto, los asistentes también se conmovieron al presenciar el doloroso momento para la familia que no solo perdió al artista, sino también al esposo, padre y abuelo.

Cabe destacar que esta canción era comúnmente interpretada por Alejandro y su papá en los conciertos que ofrecían, donde se demostraban el gran amor de padre e hijo.

El ataúd de Chente fue colocado en pleno escenario de la Arena Vicente Fernández, el área fue convertida en una especie de altar, con un gran crucifijo presidiendo la escena y a un lado una hermosa imagen de la Virgen de Guadalupe para acompañaba el féretro del “Charro de Huentitán”.

Sobre el ataúd, que estaba rodeado de un mar de flores blancas, reposaba el sombrero de charro preferido de Chente, el cual brillaba por el reflejo de las luces.

Por horas y sin cesar, centenares de personas hicieron guardias al lado de los restos del Rey del Mariachi. La primera estuvo a cargo de sus hijos, los tres potrillos Vicente Jr., Gerardo y Alejandro Fernández.

Luego fueron pasando sus hijos, nietos, sobrinos y otros allegados. Detrás de ellos, en una pantalla gigante daba vueltas el logotipo con sus iniciales y abajo su mariachi tocó y cantó por horas sus canciones.

La prensa fue avisada a última hora de este homenaje; sin embargo, quedó claro que todo estaba organizado a la perfección.

“Quiero que me hagan un funeral como el de cualquier ser que deja de existir”, había dicho en más de una entrevista Chente, pues no quería que se hiciera un circo de su muerte.

Sus restos han sido motivo de un sentido homenaje con interpretaciones de sus grandes éxitos en la voz e intrumentos del Mariachi Azteca.

Las puertas de la Arena VFG estarán abiertas hasta las 10 de la mañana hora de Guadalajara del martes 14 de diciembre.