Madrid, España.

Aunque la princesa del pop ha afirmado que se plantea emprender acciones legales contra su familia por la forma en que la han tratado en el marco de su tutela legal, nunca ha dado nombres concretos.

En los últimos tiempos no ha parado de rumorearse que la relación que mantiene con su hermana menor, Jamie Lynn Spears, no sería tan buena como esta última ha dado a entender participando en un evento virtual del movimiento #FreeBritney o aceptando el nombramiento como administradora del fideicomiso que se estableció en 2004 para proteger los intereses de la artista.

Hace unos días la propia Britney compartió un mensaje en Instagram para afirmar que tanto su madre como su hermana habían mostrado una indiferencia total mientras ella permanecía bajo ‘encarcelamiento doméstico’ durante más de una década en el marco de su tutela legal.

Ahora ha reaccionado con mucha sorna a la noticia de que Jamie ha cambiado el título de sus próximas memorias de ‘I Must Confess’, un verso de la canción más famosa de su hermana, a ‘Things I Should Have Said’, que se traduce como ‘Cosas que debería de haber dicho’.

“Estoy pensando en publicar un libro el año que viene, pero estoy teniendo problemas encontrando el título, así que a lo mejor mis fans me pueden ayudar”, le ha dicho a todos sus seguidores, proponiendo dos opciones: ‘S–t, I really don’t know’ o ‘I really care what people think’, que se traducen como ‘M**da, no lo sé’ y ‘Me importa mucho lo que piensen los demás’.

Salta a la vista que Britney no está demasiado emocionada ante la publicación de nuevo material que probablemente aborde aspectos de su propia vida, aunque sea de manera indirecta.