Expareja de Elizabeth Hurley se quita la vida

La actriz lamentó la muerte de Steve Bing, padre de su hijo Damian

Steve Bing y Elizabeth Hurley en una de las fotos de archivo que compartió la actriz en su Instagram. 'Esto es devastador, gracias a todos por sus mensajes de amor', dijo la inglesa.
Steve Bing y Elizabeth Hurley en una de las fotos de archivo que compartió la actriz en su Instagram. 'Esto es devastador, gracias a todos por sus mensajes de amor', dijo la inglesa.

Ciudad de México.

El productor fílmico y ex pareja de la actriz Elizabeth Hurley, Steve Bing, se quitó la vida ayer, saltando desde su apartamento, ubicado en el piso 27 de una torre en Los Ángeles.

De 55 años, el empresario estadounidense produjo películas como el documental sobre los Rolling Stones, Shine a Light (2008), de Martin Scorsese, y la comedia Girls Walks Into a Bar (2011), con Alexis Bledel.

Según el sitio TMZ, Bing llevaba tiempo batallando contra una profunda depresión relacionada con la cuarentena por el coronavirus.

Con la actriz de Al Diablo con el Diablo, tuvo una relación sentimental a inicios de este siglo. Ambos procrearon Damian, aunque al inicio Bing negó la paternidad y tuvo que someterse a análisis de ADN.

Hurley lamentó la tragica muerte de su expareja, y dijo que lo recuera con cariño pese a los problemas que tuvieron.

"Me entristece creer que mi ex Steve ya no esté con nosotros. Es un final terrible. Nuestro tiempo juntos fue muy feliz y estoy publicando estas fotos porque, aunque pasamos por momentos difíciles, lo que importa son los buenos y maravillosos recuerdos de un hombre dulce y amable. El año pasado volvimos a estar cerca. La última vez que hablamos fue en el cumpleaños número 18 de nuestro hijo. Esta es una noticia devastadora y agradezco a todos por sus adorables mensajes", publicó Hurley en su cuenta de Instagram.


Trayectoria

Oriundo de Los Ángeles y amante de la filantropía, Bing heredó una fortuna de cerca de 600 millones de dólares de su abuelo, un magnate de bienes raíces, consignó Variety.

A través de su compañía Shangri-La Entertainment, entró con fuerza al mundo del cine como productor de El Implacable (2000), un thriller de acción protagonizado por Sylvester Stallone.

Más tarde, se hizo mecenas en la película animada El Expreso Polar (2004), con Tom Hanks, y luego repitió la experiencia con Beowulf (2007), de Robert Zemeckis.

Coqueteó con el guionismo y firmó, entre otros proyectos, la comedia Canguro Jack (2003). Entre los proyectos que dejó pendientes se encuentra un documental sobre el cantante y músico Jerry Lee Lewis.

La Prensa