Más noticias

Madonna llegó a pensar en aspirar a la presidencia de Estados Unidos

La cantante bromeó sobre las dificultades que implicaría para ella ocupar el despacho oval tanto por su "trastorno obsesivo-compulsivo" como por el desgaste personal que de ello se desprendería

Según Madonna ser presidente de Estados Unidos es ganarse el odio de muchos.
Según Madonna ser presidente de Estados Unidos es ganarse el odio de muchos.

Estados Unidos

Puede que en términos generales se sienta muy a gusto con su título de 'reina del pop', el cual tratará de apuntalar una vez más tras el reciente estreno de su nuevo disco 'Madame X', pero lo cierto es que a la cantante Madonna le resultaría un desafío aún mayor ocupar un puesto tan codiciado para algunos como el de presidenta de Estados Unidos: todo ello debido a una serie de razones que no ha dudado en exponer con su franqueza habitual.

Preguntada por la posibilidad de que alguna vez se haya planteado aspirar a la institución política más importante de su país, la ambición rubia ha revelado que la idea llegó a pasársele por la cabeza durante exactamente "un segundo", ya que justo a continuación se percató de que semejante trabajo tendría muchos más inconvenientes que ventajas para ella dado el tipo de escrutinio público que de ello se deriva.

"Oh Dios. Bueno, creo que lo llegué a pensar durante un segundo y luego me lo quité enseguida de la cabeza. No puedo imaginarme un trabajo peor, todo el mundo te odia y empieza a odiarte de forma instantánea, en el momento en que entras en la Casa Blanca", ha explicado la artista de 60 años a su paso por el podcast de Dan Wootton, alojado en Apple Music.

Además lea: Esposo de Edith González también tiene cáncer

Aunque está convencida de que su hipotético paso por la Casa Blanca sería al menos más positivo para el mundo que la actual presidencia de Donald Trump, Madonna ha dejado claro que no estaría dispuesta a sufrir el desgaste físico que experimentó Barack Obama en sus ocho años como mandatario, el cual se vería agravado en su caso por el trastorno obsesivo-compulsivo que se atribuye.

"Creo que lo haría mejor [que Donald Trump], sí, pero... Mira a Barack Obama, es un trabajo que te hace envejecer a toda velocidad. Yo de por sí no duermo mucho, ¿te imaginas si fuera presidenta? Además, tengo TOC, seguro que me pasaría toda la noche en vela tratando de resolver los problemas del mundo", ha aseverado justo antes de ser cuestionada, sin embargo, por la primera decisión que tomaría en calidad de comandante en jefe del país. "Prohibir todas las armas", ha sentenciado.