El regreso no es opción para 2,500 hondureños de caravana

Una cuarta parte de los 4,000 miembros de la caravana aceptaron registrarse porun empleo; pocos pidieron retornar al país, la mayoría seguirá ilegal rumbo a EEUU.

VER MÁS FOTOS
Los centroamericanos son parte de la primera caravana migrante de 2020, que sumó hasta 5,000 personas tras salir la semana pasada de Honduras, pero que se dispersó este lunes, cuando fueron al río Suchiate desde el puente Rodolfo Robles tras la negativa del Gobierno mexicano de otorgarles libre tránsito hasta EEUU.FOTO:AFP
Los centroamericanos son parte de la primera caravana migrante de 2020, que sumó hasta 5,000 personas tras salir la semana pasada de Honduras, pero que se dispersó este lunes, cuando fueron al río Suchiate desde el puente Rodolfo Robles tras la negativa del Gobierno mexicano de otorgarles libre tránsito hasta EEUU.FOTO:AFP

TECÚN UMÁN.

El regreso no es una opción para miles de miembros de la caravana migrante, varados desde hace más de 24 horas en la frontera entre Guatemala y México a la espera de soluciones.

Los migrantes, en su mayoría hondureños, no se cuestionan el objetivo de continuar su camino pese a la férrea barrera que representa la Guardia Nacional mexicana, desplegada a la orilla del río Suchiate que divide Guatemala del estado suroriental de Chiapas.

Son solo unos cuantos de los 4,000 que registró el Instituto Guatemalteco de Migración los que decidieron regresar a Honduras y poco más de la cuarta parte los que aceptaron registrarse ante las autoridades mexicanas, bajo la promesa de contar con un trabajo ofrecido por el presidente de ese país, Andrés Manuel López Obrador.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció el viernes 4,000 empleos y atención médica a los migrantes que quisieran quedarse en el sur de México y no prosiguieran hacia EEUU.

El trabajo sería brindado de vuelta en Honduras por medio de la Agencia Mexicana de Cooperación para el Desarrollo.

De los 4,000 empleos que prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador desde el viernes, ya se ocuparon 1,200, al asegurar que los centroamericanos tienen opciones en sus países con los programas Jóvenes Construyendo el Futuro y Sembrando Vida, que ofrecerán 2,000 puestos de trabajo en sus naciones de origen.

La autoridades migratorias guatemaltecas aseguraron que 113 hondureños y 68 salvadoreños solicitaron un traslado asistido a sus países, en el marco del Acuerdo de Cooperación de Asilo, como se ha llamado al convenio de “tercer país seguro” que firmó Guatemala con EEUU en julio pasado. Pero la mayoría, unos 2,500 hondureños y unas decenas de salvadoreños, nicaragüenses y guatemaltecos optarán por continuar su camino.

ya-afpMIGRANTES3-220120(800x600)
La caravana migrante se encuentra en Tecún Umán, Guatemala, esperando que las autoridades mexicanas les de luz verde para entrar al país.

El Instituto Nacional de Migración (INM) informó que detuvieron a 402 personas; otras 40 volvieron por su cuenta a Guatemala y otras 58 se internaron por la selva, además de otros 110 hondureños deportados vía aérea por Villahermosa, Tabasco.

El problema para los migrantes, según se constató, será la elección del camino para atravesar el muro migratorio en México y, muchos kilómetros más tarde, pasar la barrera estadounidense.

Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro serán financiados por México con una inversión de $30 millones. Ambos fueron acordados por los presidentes López Obrador y Juan O. Hernández el 27 de julio de 2019.

Ayer, cientos de migrantes que integran una caravana cada vez más dispersa despertaron sobre la arena de la cuenca del río Suchiate. Algunos pasaron allí la noche y fueron a desayunar a la Casa del Migrante, una entidad no gubernamental religiosa que también acogió a cientos de migrantes en la noche del lunes.

Esta organización denunció en Ciudad de Guatemala, en voz de su director, el padre Mauro Verzeletti, una serie de amenazas en contra del personal, incluido él mismo por realizar el trabajo humanitario que le brindan a los migrantes y pidieron apoyo policial a las autoridades guatemaltecas para sus distintas sedes, como la de Tecún Umán, la de Esquipulas (cercana a Honduras) o la de la capital del país.

ya-afpMIGRANTES2-220120(800x600)
El lunes, varios cientos de centroamericanos se lanzaron a cruzar el Suchiate desde Tecún Umán, pero fueron contenidos por la Guardia Nacional mexicana, que usó gases lacrimógenos para detener su avance, en medio de refriegas.

Otro intento

La mayoría de la caravana se encuentra del lado del río que pertenece a Guatemala y los rumores que corren entre la gente que descansa sobre los alrededores es que volverán a intentar el cruce, aunque no hay claridad si será por el mismo sitio en el que ya los repelió la Guardia Nacional o buscarán otro punto ciego.

Una mujer aseguró que es una “mentira” el plan de trabajo ofrecido por México y sostiene su fe en que el Gobierno de ese país dará un permiso de libre tránsito por su territorio, algo que ya se descartó repetidamente por las autoridades mexicanas.

Sembrando Vida consiste en ayudar a los productores de menos recursos económicos que tengan entre tres y cuatro manzanas de tierra. Se les dará la oportunidad de sembrar maderables, frutales, y granos básicos.

A diferencia de anteriores movimientos masivos de migrantes convertidos en caravanas, en esta ocasión existe aparentemente una menor organización y mayor cansancio general frente al muro migratorio mexicano.

Este tipo de movilizaciones ocurren desde octubre de 2018, cuando miles de migrantes centroamericanos entraron en México para huir de la pobreza y la violencia con el objetivo de llegar a territorio estadounidense.

ya-afpMIGRANTES1-220120(800x600)
Algunos centroamericanos han instalado incluso improvisadas tiendas de campaña donde se resguardan durante la espera. Se alimentan de comida en latas o de lo que compran a vendedores ambulantes en el lugar

Los que cruzaron

Los miembros de la caravana migrante que superaron el cerco de seguridad del Gobierno mexicano planeaban ayer desde Chiapas, sus próximos pasos hasta la frontera norte, con el temor de ser capturados por las fuerzas de seguridad.

Decenas de centroamericanos, que permanecían en el parque central de Tapachula, contaron cómo escaparon de la Guardia Nacional en el enfrentamiento del lunes.

“Veníamos con la caravana y a la caravana no la dejaron pasar. Hubo un desmadre (caos). Nunca pensé que iba a pasar eso. Pero los hondureños somos fuertes”, expresó el hondureño Marvin, mientras reposaba en la plaza junto a decenas de sus compañeros.

La Prensa