Más noticias

Libre insiste en una nueva Constitución

política En su Asamblea, la candidata Xiomara Castro de Zelaya propone construir un modelo económico alternativo para el país

Tegucigalpa. De ganar las elecciones generales, la candidata presidencial del partido Libertad y Refundación (Libre), Xiomara Castro de Zelaya, anunció que impulsará “el socialismo democrático” y la Asamblea Nacional Constituyente que elaborará una nueva Constitución.

“El primer artículo de nuestra constitución dirá lo siguiente: “Nosotros, los representantes de los pueblos de Honduras, reunidos en Asamblea Constituyente, implorando la protección de Dios, decretamos y sancionamos la siguiente constitución: Artículo 1.- El Estado de Honduras es libre e independiente de cualquier potencia, o gobierno extranjero, y no será jamás patrimonio de ninguna familia ni persona”, dijo recordando la redacción que hicieron los próceres Dionisio de Herrera y Francisco Morazán.

Xiomara Castro pronunció un largo discurso de hora y media en el marco de la Asamblea Extraordinaria que la proclamó como candidata presidencial junto a sus designados presidenciales Juliette Handal, Eduardo Enrique Reina y Juan Barahona.

“Libre es el presente, somos el futuro, somos la esperanza para Honduras, ganaré las próximas elecciones”, dijo la exprimera dama. Castro aseguró que será “la primera mujer Presidenta de Honduras” y que no solo va a conducir a su partido a “la victoria en las urnas”, sino que también dará “la verdadera transformación democrática y pacífica” que demanda el pueblo.

Resaltó en su discurso que las encuestas, tanto de empresas especializadas como aquellas investigaciones académicas la ubican en primer lugar, pero ese es un simple incentivo.

En su alocución reconoció que sus simpatizantes rayan paredes y destruyen la propiedad privada y pública, pero advirtió que es mejor tener las manos manchadas de tinta que de sangre.

Además, dijo que los seguidores de Libre son un ejemplo de tolerancia y de manifestaciones pacíficas.

Xiomara Castro condenó la pobreza del pueblo, de la cual culpó a los partidos tradicionales, de los cuales ella fue parte y gobierno. En su mensaje incluyó propuestas de gobiernos en los campos de la educación, la salud y seguridad, entre otros, y mandó un mensaje claro a la empresa privada de que jamás hará expropiaciones de bienes. El tema de las expropiaciones fue preocupación durante el gobierno liberal de su esposo, Manuel Zelaya.

“Propongo construir un modelo económico alternativo para lograr el desarrollo de Honduras. No debemos olvidar que este modelo neoliberal, con sus monopolios y oligopolios, afecta por igual a empresarios, trabajadores, soldados, policías, mujeres, niños y ancianos”. Sobre el bipartidismo, refirió: “La larga hegemonía del bipartidismo está a punto de terminar. En 100 años de historia no pudieron alcanzar el desarrollo de Honduras ni organizar el Estado, todo lo contrario, convirtieron al país en un santuario de paramilitares y narcotraficantes”. Para ella, 120 años de bipartidismo (del cual fueron parte por tradición familiar), solo ha dejado al país atraso, injusticia, hambre, enfermedades, ignorancia, pobreza, deuda y violencia.

Cuestionó la danza de millones que utiliza el Partido Nacional para financiar su campaña.

“Nunca antes habíamos pagado tantos millones como los del tasón por una seguridad que nunca llegó, la compra de cámaras de seguridad por millones y millones, la adjudicación sin licitaciones de mil millones para una cárcel en Comayagua”.