Muere policía dentro de una sala de COVID-19 en el hospital Atlántida

Las autoridades de Salud están a la espera de los resultados de una última prueba para confirmar si el agente murió por coronavirus.

El policia Manuel de Jesús Castillo Gutiérrez sería la tercera víctima del coronavirus.
El policia Manuel de Jesús Castillo Gutiérrez sería la tercera víctima del coronavirus.

La Ceiba, Honduras.

Un agente de la Policía Nacional falleció este mediodía al interior de una sala de coronavirus dentro del hospital Atlántida, en la zona norte del país.

El uniformado había ingresado desde hacía unos días al centro asistencial con síntomas de coronavirus y en las últimas horas se puso grave, hasta que finalmente murió. Las autoridades de Salud están a la espera de los resultados de la prueba que se le realizó para confirmar si falleció de coronavirus.

Datos
1. El 12 de mayo se confirmó la muerte por coronavirus del subcomisionado Jaime Manfredo Barahona Oseguera en Tegucigalpa.
2. El 14 de mayo se confirmó que el coronavirus fue la causa de muerte de una agente reportada sin vida el 10 de mayo en la Villa de San Antonio, Comayagua.

"Nuestro funcionario Manuel de Jesús Castillo Gutiérrez (38) ingresó al centro hospitalario el pasado 16 de abril y hoy viernes perdió la batalla contra esta mortal enfermedad, cumpliendo su labor en la primera línea de lucha contra la pandemia. Con instrucciones precisas del director general de la Policía se instruyó al personal responsable verificar que se cumpla el protocolo establecido por el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager) para el traslado de sus restos", indicaron las autoridades en su comunicado.

Institución policial afectada por el COVID-19

De confirmarse posteriormente que este oficial haya muerto por coronavirus, ya serían tres las víctimas mortales de la institución ante la enfermedad. Hasta el 26 de mayo, las autoridades informaron que habían 45 agentes contagiados desde el inicio de operaciones.

En ese momento, su portavoz Jair Meza apuntó que la mayoría se encontraban estables, ya que casi todos son jóvenes, aunque hay algunos que pasan los 35 años y han presentado ciertas afecciones.

Lea: Disminuye tasa de letalidad en Honduras: ahora es de 4.1%

Los policías y militares, junto con el personal médico, integran la primera línea de contención del coronavirus. Los agentes de Seguridad son los encargados de patrullar las calles para garantizar el cumplimiento del toque de queda ordenado desde mediados de marzo, cuando se registraron los primeros dos casos de COVID-19 en Honduras.

Miembros de la cúpula policial dijeron estar conscientes del temor que hay hacia cada uno de los policías al considerar que pueden contagiar a otros, ya que son expuestos por estar en la primera línea de combate ante este virus y eso ha provocado varios cuadros de pánico.

La Prensa