29/05/2024
08:56 AM

Servicio de la deuda pública absorberá presupuesto 2016

La masa salarial es otro factor que representa una buena parte de la planilla presupuestaria de los ingresos y egresos del país.

Tegucigalpa, Honduras

Unos 60 centavos de cada lempira que integra el Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República del país se destinan a cubrir las remuneraciones y el pago de capital-intereses de los acreedores de la deuda interna y externa.

Así lo afirmó el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) en el informe denominado “Honduras: la política fiscal no mejora el presente ni construye el futuro”.

La masa salarial y el servicio de la deuda pública están drenando los ingresos del Gobierno central, indica el documento.

El Icefi presentó el análisis en un evento que contó con la participación de diversos sectores de la sociedad civil, así como de la presencia de cooperantes internacionales.

El estudio abarca un extenso análisis sobre el proyecto de presupuesto para 2016, enviado ya por la Secretaría de Finanzas al Congreso Nacional y que se espera aprobar entre el 14 y 15 de diciembre próximo, el que asciende a la suma de L121,275.6 millones.

Composición

El presupuesto de la administración central es manejado a través de ocho cuentas. Sin embargo, dos consumen la mayor parte de los recursos.

La primera partida es la de sueldos y salarios, que tiene asignados L39,774.5 millones, lo que representa el 32.8% del presupuesto de 2016. Para el próximo año se ha anunciado la posibilidad de incrementar los salarios hasta en un 4.8% a partir del segundo semestre teniendo disponibles L1,318.5 millones para la administración central.

El segundo destino de los egresos es la deuda pública, con L32,299.6 millones, lo que significa el 26.6%.

Según Hugo Noé Pino, el Gobierno central en los últimos tres años pagó L80 mil millones por servicio de la deuda pública. No obstante, el programa de inversión pública apenas tiene asignado L7,086 millones; o sea, 5.8% del presupuesto proyectado.

Los expositores del evento cuestionaron que los mayores aumentos de presupuesto sean para las secretarías de Defensa y Seguridad y no para Salud y Educación.