Madrid. La ONG Acción Contra el Hambre advirtió ayer que el hongo de la roya que ha afectado a los cultivos de café de Centroamérica amenaza con provocar una crisis alimentaria en la región.

A la habitual escasez en las zonas rurales centroamericanas durante junio a agosto, por el agotamiento de las reservas de cereales y la falta de trabajo de temporada, se suma este año el impacto de la roya, un hongo que “ha afectado más del 50% de los cultivos del café en Centroamérica”, según la organización en una nota de prensa.

Por eso, la ONG señaló que “las familias rurales con menos recursos de Centroamérica”, que suelen enfrentar anualmente dos o tres meses de “estrés alimentario”, podrían estar atravesando este año “una severa crisis alimentaria de mayor duración e intensidad”.

Alejandro Zurita, director regional de Acción contra el Hambre para Centroamérica, afirmó en la nota que “una medida efectiva de prevenir la crisis alimentaria de este año sería apoyar a las familias a partir de mayo con alimentos o dinero, con tal de que puedan cubrir sus necesidades básicas hasta la cosecha de maíz de septiembre”.

Sin embargo, añadió que la solución definitiva para estos casos “requiere profundos cambios políticos y económicos”, pues, según recuerda la ONG, el hambre estacional es un problema que se repite cada año.

Además de la roya, Acción Contra el Hambre señaló como otra causa de agravamiento de la inseguridad alimentaria en la zona “las recurrentes sequías que han afectado durante los últimos dos años” a los cultivos de cereales básicos en todo el Corredor Seco centroamericano, “con mayor intensidad en Guatemala y Honduras”.

En Honduras, el alto grado de incidencia de la roya se reflejó en la pérdida de más del 60% (200 mil manzanas) de los cultivos de café en escala nacional.

En el segundo semestre del año 2013, las autoridades del Instituto Hondureño del Café (Ihcafé) estimaron que se requerían L3,200 millones para la recuperación del sector. EFE