San Pedro Sula, Honduras.

Cada pasillo de Cervecería Hondureña inspira una tradición centenaria y el compromiso de sus colaboradores por trasladar a las futuras generaciones el empeño de seguir siendo líderes en el mercado nacional.

En una entrevista concedida a LA PRENSA, Boyce Lloyd, presidente de la empresa, explica parte del esfuerzo de esta legendaria compañía por adaptarse en cada década a los cambios y gustos de los hondureños.

¿Qué significa para SABMiller los 100 años de Cervecería Hondureña?

La Cervecería Hondureña forma parte de la familia SABMiller desde 2001. Ha sido una unión fantástica con resultados más allá de lo esperado. SABMiller está increíblemente orgullosa de los 100 años de Cervecería Hondureña, que complementan nuestra satisfacción por los 120 años de nuestra empresa global. Existen pocas compañías en el mundo que han llegado a un siglo y alcanzarlo significa adaptación y cambio permanente a los requerimientos de los consumidores, clientes, tecnologías y el mundo a nuestro alrededor.

¿Cómo piensan continuar el legado de esta empresa?

Cervecería Hondureña es el resultado del trabajo duro, esfuerzo, sudor y lágrimas de miles de personas, empleados, gerentes y líderes que llegaron antes que nosotros. Frecuentemente les digo a nuestros colaboradores que la tarea más importante que tenemos es entregar a las generaciones futuras una empresa más fuerte y saludable. Esta empresa nos ha sido confiada y nuestro trabajo es trasladarla a las futuras generaciones en mejores condiciones que las actuales. Por supuesto entendemos y aceptamos este reto. Debemos continuar siendo relevantes para los consumidores, necesitamos cumplir sus expectativas, entender sus hábitos cambiantes, patrones de consumo y ofrecerles un irresistible portafolio de marca y productos que cumplan sus requerimientos. Necesitaremos continuar mejorando nuestro servicio a los clientes, escucharlos, trabajar con ellos para asegurar que sus negocios y el nuestro sean una alianza viable que añada valor.

¿Por qué es importante el éxito de la empresa para la comunidad a la que pertenece?

Para Cervecería Hondureña, la prosperidad compartida es el camino al éxito como empresa, así como la esencia de su contribución a la sociedad porque cuando la empresa tiene éxito también lo tienen las comunidades, la economía y el medio ambiente.

Es una idea sencilla pero fundamental para el éxito enfocado en hacer de la sostenibilidad el núcleo de la empresa materializada en cinco ejes o mundos estratégicos de desarrollo sostenible trabajando con las comunidades.

Cervecería Hondureña incentiva el desarrollo empresarial, genera progreso y riqueza nacional por medio de la cadena de valor, incrementando la inversión social. Nos enfocamos en apalancar nuestra estrategia de sostenibilidad en la huella comunal y en el desarrollo de las competencias de los colaboradores.

Foto: La Prensa

“Sin nuestros clientes detallistas no podemos llegar a los consumidores” -Boyce Lloyd
¿Cuáles son los cinco ejes estratégicos en que se basa la empresa?

Estos son un mundo próspero que busca acelerar el crecimiento y el desarrollo social en su cadena de valor; por ejemplo el programa 4E, Camino al Progreso, con el que capacitamos a detallistas en su desarrollo personal, de sus familias, negocios y comunidad. Un mundo sociable que busca hacer de la cerveza la elección natural para el consumidor moderado y responsable.

Un mundo resistente que busca asegurar recursos hídricos compartidos para el negocio y para las comunidades locales. Un mundo limpio que busca crear valor reduciendo desechos y emisiones de carbono. Un mundo productivo que busca apoyar el uso responsable y sostenido de la tierra.

¿Cuáles son los datos estadísticos sobre la cantidad de empleos que genera la empresa?

En nuestra cadena de valor participan 2,146 proveedores nacionales activos, una fuerza laboral de 3,109 colaboradores directos y 71,783 detallistas, de los que dependen más de 642 mil personas en todo el país. Históricamente debo destacar el impulso a la industrialización y, actualmente, me remito a nuestro aporte del 3.1% al producto interno bruto del país, lo que representó L3,790 millones en ingresos tributarios al Estado en 2014. Es importante destacar que nuestros proveedores locales captan más del 80.5% de nuestras compras.

¿Ha cambiado el negocio de las bebidas después de un siglo?

Sí y no. No, porque las bebidas todavía satisfacen necesidades básicas de las personas: refrescamiento y rehidratación. Sí, porque las ocasiones de consumo, las necesidades funcionales de las personas han evolucionado, se han diversificado. Sí, porque los consumidores se han vuelto mucho más conscientes sobre las marcas y tienen conexiones intrínsecas y emocionales con el producto. Las personas ahora también consumen marcas, son usadas para definirse y describirse ellas mismas. Por lo tanto debemos satisfacer los requerimientos de los consumidores en muchos niveles: líquidos funcionales, empaque apropiado, ocasiones y, mucho más importante, marcas que sean amadas por los consumidores.

¿Qué tanto han cambiado los gustos del consumidor hondureño en el último siglo?

No creo que la preferencia básica de sabor haya cambiado mucho, pero sí la preferencia por variedad, funcionalidad y por tener una elección han evolucionado rápidamente. En décadas recientes hemos visto, por ejemplo, el surgimiento de bebidas isotónicas (Powerade), múltiples variantes de jugos y bebidas energéticas.

Las categorías de bebidas y subcategorías siguen evolucionando. Por supuesto, una bebida tiene que saber “bien” y “bien” puede tener significados diferentes para los consumidores.

En lo que se refiere a cerveza hemos visto un cambio en la preferencia por las más ligeras. Generalmente son menos amargas y contienen menos alcohol. Barena es un buen ejemplo de este tipo de marca. Fue lanzada en 2005 y actualmente es nuestra segunda marca, luego de SalvaVida.

¿Dónde o cómo se imagina a Cervecería Hondureña dentro de 100 años?

Cervecería Hondureña pertenece a la gente de Honduras, pertenece a los más de 75 mil clientes que venden nuestros productos. Pertenece a los más de 8 millones de personas que consumen nuestros productos: SalvaVida, Coca-Cola, Tropical, Jugos del Valle, ActiMalta, Powerade, Dasani. Si mañana por la mañana los consumidores no compraran nuestros productos, no habría Cervecería. La empresa pertenece a la sociedad en que operamos, la que nos brinda la licencia y libertad para funcionar y existir. Si nos mantenemos fieles a esta realidad, Cervecería Hondureña podrá celebrar otros 100 años. Las empresas crecen con el país en que se encuentran; si el país no crece, no progresa, tampoco pueden hacerlo las compañías que operan en él. De esta forma, Cervecería Hondureña ha sido parte del progreso y desarrollo de Honduras porque las condiciones del país le han permitido crecer.

Honduras ha dado las bases para que Cervecería prospere. Es una medida del éxito de Honduras. Por lo tanto deseo que la gente se sienta orgullosa de Honduras, orgullosa de Cervecería Hondureña.