22/04/2024
05:46 AM

Gobierno tendrá problemas para pagar salarios en 2014

Economistas advierten que la herencia financiera de la actual administración será un lastre para las autoridades que asuman en enero de 2014

San Pedro Sula. La crisis económica que dejará como herencia la administración Lobo Sosa dejará secuelas en las finanzas nacionales, mismas que limitará las acciones del gobierno que asuma a finales de enero de 2014.

Diversos analistas económicos han coincidido en que el nuevo gobierno tendrá problemas para cumplir los compromisos adquiridos, como préstamos y sueldos y salarios, así como para obtener más financiamiento para tales fines.

Al futuro gobierno “le espera una crisis profunda, una tasa de desempleo de más de 50%, con la deuda pública que es de casi 60% del Producto Interno Bruto, un decrecimiento económico que va a ser menos 3% y un déficit fiscal que va andar arriba del 7%”, explica Jorge Yllescas, extitular de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI).

Yllescas, que comandó la comisión interventora de la DEI durante la actual administración, infiere que por esos problemas, en los primeros meses de 2014 no habrá fondos suficientes ni siquiera para pagar sueldos y salarios.

Según la Secretaría de Finanzas, la masa salarial de la administración pública (L48,449.9 millones) representa el 31.64% del presupuesto asignado para este año, que es de L163,226.2 millones. Como parte de un plan de austeridad anunciado a inicios del presente año se determinó que no habría ajustes en los salarios de los burócratas para este ejercicio.

Para Yllescas, uno de los problemas que afrontan las autoridades es la dificultad para obtener recursos frescos, y pone como ejemplo que la colocación de un segundo tramo de bonos soberanos -por un máximo de $250 millones- se ha tornado difícil por la pérdida de competitividad del país en los diferentes rankings internacionales.

Piden mayor transparencia

Pero las críticas de los expertos van más lejos. Hugo Noé Pino, representante en el país del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), afirma que las cifras que presenta el Gobierno están maquilladas, ya que hay “gastos adicionales” que no tienen un sustento presupuestario y se heredarán como deuda flotante.

Como ejemplo menciona que hay transferencias y pagos de salarios que no están sustentados en el presupuesto; “lo más seguro es que el Gobierno transfiera parte de esos gastos hacia el presupuesto del próximo año, lo que constituye la deuda flotante y que al final es un aumento claro del déficit fiscal de este año, nada más que lo pasan al siguiente”, explicó.

A estas dudas se suma el presidente del Colegio de Economistas de Honduras (CHE), Roldán Duarte. Según sus proyecciones, el Estado hondureño requiere de entre 5 mil y 8 mil millones de lempiras para cerrar el año actual, sin embargo “el gobierno solo habla de cinco mil millones de lempiras que le faltan, entonces, la gran pregunta es ¿de dónde van a poder sacar ese dinero?”.

Para este economista “ahí es donde está la sorpresa, porque depende de donde se saca (el dinero), la sorpresa puede ser más grande o menor”, en referencia al costo que tendrá el endeudamiento que adquirirá la administración para terminar su período.