14/04/2024
08:13 AM

Empleo e inflación, clave para mejorar índice de confianza

  • 06 marzo 2023 /

Para la economista Liliana Castillo, el Gobierno debe trabajar en garantizar la seguridad jurídica para incentivar la inversión en Honduras.

San Pedro Sula

En medio de un complejo panorama económico, amenazado por una posible recesión mundial, la generación de empleo y la implementación de medidas agresivas para reducir la inflación, se han convertido en elementos esenciales para recuperar la confianza de los consumidores hondureños.

A finales de febrero, el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y la Gerencia de Política Económica del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) presentaron los resultados de su último estudio, en el que se refleja un bajo optimismo por parte de los hogares acerca de la economía nacional.

El índice, que evalúa la situación actual del encuestado, su situación personal a futuro y sus expectativas económicas, reflejó una confianza del 56.35% en los consumidores hondureños, a penas un 4.78% más que en 2021.

Para la economista Liliana Castillo, este bajo optimismo se debe a la incertidumbre que generó el alto costo de los combustibles, el incremento de la canasta básica y la falta de empleo a nivel nacional.

Economistas recomiendan que implementar medidas para reducir la inflación es primordial para aumentar la confianza de los consumidores hondureños.

Castillo explicó que este estudio busca conocer la perspectiva de los hogares hondureños respecto a cómo está funcionando la economía nacional, así como medir su capacidad adquisitiva.

En este también influyen elementos que pueden estar afectando la economía en un momento determinado, como es el caso del precio de los combustibles o los fertilizantes, que tienen gran impacto en la producción del país.

La economista destaca que este índice sirve además como una pauta tanto para el Gobierno como el sector privado, para dinamizar la economía.

Señaló que “tal como lo indica el informe, entre más altas sean las expectativa de los consumidores, mayor será el dinamismo de la economía”.

La experta manifestó que si las condiciones actuales del país, en temas de inflación, generación de empleo y seguridad, no mejoran, “lo más probable es que en el próximo estudio la tendencia de confianza sea a la baja”.

El índice de confianza del consumidor resulta indispensable para la generación de políticas públicas que permitan incentivar el gasto privado como promotor del crecimiento económico.

En ese sentido, señaló que para mejorar la confianza de los consumidores hondureños es necesario que la empresa privada y el Gobierno trabajen juntos para generar más oportunidades laborales.

Explicó que por parte del Gobierno se debe trabajar en la creación de mejores políticas estatales, que garanticen la seguridad jurídica a los empresarios para que continúen invirtiendo en Honduras.

“Asegurar el Estado de derecho y agilizar los trámites administrativos son clave para generar confianza en los inversionistas”, indicó.

También destacó que el Ejecutivo debe implementar medidas más agresivas para contener la inflación, ya que si esta sigue subiendo, la capacidad adquisitiva de los hondureños será cada vez menor, así como su confianza en la economía.Agregó que el trabajo conjunto “conducirá a generar más empleos, mejores ingresos y mayor confianza en la población”.

Fuentes de trabajo

Crear empleos, vital para la confianza. Acciones. El director ejecutivo del Cohep, Armando Urtecho, indicó que erradicar la pobreza solo se logra creando prosperidad con más puestos laborales, por lo que están listos para crear más empleos.

Por su parte, el economista Julio Raudales resaltó que aunque el 4.78% es un número bajo, no deja de ser importante, ya que representa un aumento en la confianza.Raudales expresó que para mejorar el comportamiento del consumidor “es necesario que la gente perciba que sus ingresos se van a mantener o mejorar en el futuro, por lo que el Gobierno tiene un papel importante.

Añadió que también es esencial que los políticos sean consecuentes con las medidas que toman. “Tomar medidas y no cumplirlas después genera más desconfianza”, dijo.

“La confianza es un tema estructural, no sucede de un año al otro, se va ganando en la medida en que la gente percibe que su futuro está más asegurado. Las expectativas son fundamentales para la economía, entre mejores son las expectativas de un país, mejor le irá a su economía”, puntualizó.