Más noticias

“Nestlé tiene una tremenda confianza en los países donde opera”

El reciente anuncio de inversión de L500 millones entre Nestlé y Diunsa para las modernas oficinas de la gigante de alimentos y bebidas da un respaldo a la confianza en Honduras.

Juan Gabriel Reyes, CEO de Nestlé Centroamérica.
Juan Gabriel Reyes, CEO de Nestlé Centroamérica.

San Pedro Sula, Honduras.

Juan Gabriel Reyes, CEO de Nestlé Centroamérica, asegura que la mejor forma de hacer negocios es estando en la calle, en la pulpería o en la finca de café, puesto que es ahí “donde uno ve la realidad de lo que está pasando con sus productos y los consumidores”.

La multinacional suiza reitera su confianza y cercanía en el mercado hondureño con la inversión de su nuevo centro de distribución en convenio con Diunsa.

¿Qué motiva a Nestlé Centroamérica a seguir expandiendo sus operaciones en Honduras?

Nestlé con más de 80 años en la región y 150 años en el mundo, si uno lo mira en su trayectoria, es una compañía que toda la vida ha buscado oportunidades donde posiblemente nadie más se atreve. Fuimos pioneros en llegar a América Latina, en Brasil, hace más de cien años. Hemos sido vanguardistas en la forma de hacer negocios, y eso está en nuestro ADN. Todos sabemos que Centroamérica tiene sus problemas y muchos ven la forma fácil de operar, buscando a alguien que los represente, entregarle el negocio y tener poca presencia y control, puesto que considera que es la forma más segura. Nosotros tenemos una tremenda confianza en los países donde operamos y creemos que la mejor forma es estar presentes directamente. Entonces, donde muchos no ven oportunidades, nosotros sí las vemos.

¿Cuál es el mensaje que manda Nestlé Centroamérica con el convenio de inversión con Diunsa?

Esta inversión es una demostración de que nosotros consideramos a Honduras como un país que tiene mucho que entregar en los negocios del día a día, en seguir vendiendo productos para toda la familia, reforzando nuestro portafolio de productos que tienen los nutrientes esenciales y también lo vemos desde el punto de vista de qué más podemos hacer por el país, no solo lo que vendemos, pero también podemos sentir más de cerca las oportunidades del país.

¿Cuáles son las características de los productos Nestlé que los hace tan icónicos dentro de los hogares hondureños?

Hay una frase muy importante que siempre decimos “Nestlé es la compañía más multinacional del mundo”, ya que el 1% de las ventas de Nestlé se producen en Suiza y el 99% en otros países. La gran diferencia es que somos una compañía global, pero actuamos local, eso quiere decir que entendemos al consumidor. Cuando uno mira todo lo que hay alrededor de nuestros productos nos adaptamos a ese perfil y gusto del consumidor. Por ejemplo, Maggi es una marca que cuando le preguntas al consumidor se atreven a decir que es hondureña. Uno se traslada a Nicaragua, El Salvador o Guatemala y van a decir exactamente lo mismo de la marca. Tenemos la capacidad de acercarnos al consumidor porque lo entendemos.

¿Ha cambiado la percepción de que las multinacionales son distantes hacia quienes les proveen materias primas e insumos? Por ejemplo, ¿cómo es Nestlé con los productores que les proveen café?

Estamos hablando de sostenibilidad y de ser un buen ciudadano. La realidad es que para tener un negocio de café beneficioso en el mundo y seguir aprovechando las buenas cosechas que haya en los diferentes países tenemos que hacerlo de una manera que sea negocio para todos. Nestlé lo que menos quiere es tener el oportunismo de comprar un café barato hoy para que ese campesino no tenga rentabilidad y después derive en que no pueda ser sostenible.

Para nosotros, el interés es que pueda ser productivo en su parcela, para que gane más dinero y pueda contribuir en su familia y posiblemente sus hijos sigan presentes en la caficultura. Estamos interesados en que la juventud le tome cariño a una labor que hace el padre.

¿La compañía ve las estrategias de sostenibilidad como un presente?

Hay compromisos globales firmados públicamente, no son compromisos que podemos decir que son de corto plazo. Hoy en día, para el año 2020, hemos firmado públicamente el compromiso de tener ceros residuos a vertederos, eso quiere decir que ninguna de nuestras plantas de fabricación y centros de distribución van a poder tener materiales que se depositen en vertederos, sino que van a tener que ser 100% reciclables de alguna forma.

Es un compromiso que cuando uno lo hace global ante instituciones gubernamentales de talla mundial no puedes echarte atrás e incumplirles y no puedes dejar de hacerlo. También para el año 2030 tenemos compromisos de reducción de consumo de agua en un 30% en nuestras fábricas, eso quiere decir que por tonelada producida tenemos la obligación de reducir cada vez más el consumo de agua.