La pandemia también sacude el mercado global de fertilizantes

La urea a nivel internacional se consigue 27% más cara de su precio habitual, y en el caso del fósforo, 48% más elevado.

Los fertilizantes representan una parte significativa de los costos para garantizar el desarrollo favorable de la producción agroalimentaria.
Los fertilizantes representan una parte significativa de los costos para garantizar el desarrollo favorable de la producción agroalimentaria.

San Pedro Sula, Honduras.

Desde hace algunos meses, los fertilizantes están subiendo de precio y, en semanas recientes, la tendencia se ha acentuado, acorde con el aumento de la demanda global.

Las causas del encarecimiento de la mayoría de los abonos están vinculadas a los efectos de la pandemia, la cual ha sacudido el transporte y comercio marítimo, los puertos y las cadenas de abastecimiento internacional.

Con el covid-19 no ha sido fácil encontrar buques disponibles, muchas líneas de comercio y de carga internacional están paralizadas o interrumpidas, escasea la disponibilidad de contenedores y, como consecuencia de todo ello, los fletes en ocasiones se han multiplicado en precios por dos, por tres o por cuatro.

“El nivel de stocks mundial de fertilizantes cayó, pero los sectores agrícolas de los mayores consumidores de este insumo, como Canadá, Estados Unidos y Brasil, no pararon, ya que sin producción no pueden sobrevivir, y se generó un incremento muy fuerte en el consumo de fertilizantes con pocos stocks en el mercado”, dijo Mario Valladares, director ejecutivo de la Asociación Hondureña de la Industria de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Ahsafe).

Las mayores situaciones de aumento de precios se registran en los abonos fosfóricos, potásicos y compuestos que los incluyen.

LEA: La AHM lanza su Directorio 2021 con tres opciones digitales

En la actualidad, la urea a nivel internacional se consigue 27% más cara de su precio habitual, y en el caso del fósforo, 48%.

Honduras arrancó en abril y mayo del año pasado con su ciclo de producción relativamente más fuerte a raíz de la estación de primera, el sector agrícola ya había importado los fertilizantes en los últimos meses de 2019.

“Por allí no vimos el impacto en nivel de precios. El Gobierno estuvo de acuerdo en que la prioridad era el sector productivo, pues no podíamos parar de producir”, añadió el director ejecutivo de la Ahsafe.

El efecto lo comenzaron a sentir los productores hondureños cuando en la franja central Estados Unidos arranca la siembra de maíz y por ende el mayor consumo de fertilizantes.

En ese lapso, con fábricas cerradas y puertos paralizados, el stock de estos insumos comenzó a escasear “y viene a impactar a nosotros ahora que iniciaron las negociaciones en septiembre y octubre de 2020 para esta temporada. Es una cuestión de oferta y demanda, pero el covid y las condiciones climáticas extremas en países exportadores de fertilizantes han hecho más complejo todo”, manifestó Valladares.

Efectos

Sin duda, esta problemática viene a impactar con más fuerza al productor, ya que es quien utiliza fertilizantes y agroquímicos para nutrir sus cultivos.


Expertos estiman que los precios se nivelarán en el segundo semestre de este año. El panorama es alentador en la medida en que avance el proceso de vacunación contra el covid y también de la evolución de la actividad económica de los países con la reapertura gradual.

No obstante, mientras el mercado logra nivelarse, los fertilizantes están costándole más a los importadores y, por ende, el productor debe adquirir los insumos a precios mayores.

Lo anterior desencadena más incertidumbre; por un lado, este incremento no puede trasladarse desmedidamente al consumidor y, por el otro, el productor tampoco puede llevar toda la carga económica por su cuenta.

Analistas instan a que los Gobiernos hagan balances entre productores y consumidores, así como ya ha empezado a analizarlo Argentina desde la semana pasada para tomar decisiones con información clara y precisa.

El uso de estos insumos en la producción agroalimentaria varía según el cultivo. Por ejemplo, un cultivo de tomate requiere mucha más atención desde el punto de vista fitosanitario que en la parte de fertilización.

En el caso de cultivos agroindustriales como caña de azúcar y café requieren fertilización.

La Prensa