“Más del 63% de las familias reportan caída en sus ingresos”: Juan Carlos Sikaffy

El presidente del Cohep señala que más de 1.5 millones de empleos han sido afectados por la pandemia.

Sikaffy advierte que la pobreza se incrementará.
Sikaffy advierte que la pobreza se incrementará.

Tegucigalpa.

Juan Carlos Sikaffy, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), habló con LA PRENSA sobre el impacto que está teniendo el covid-19 en el país y en la economía, principalmente afectando a más de medio millón de personas entre empleos formales e informales, al igual que el cierre del 44.5% de las empresas en el país hasta el mes de julio. Sikaffy advierte que la pobreza se incrementará.

Tras cinco meses del inicio de la pandemia, ¿cuál ha sido el impacto que ha tenido en el sector privado el covid-19?

Todos los países del mundo han sido afectados de una manera u otra por la pandemia. Honduras, por supuesto, no ha sido la excepción. Hemos sido fuertemente golpeados desde el punto de vista sanitario, económico, llegando ya a una crisis social. Hemos perdido vidas, empleos, empresas, capacidad de adquisición, esfuerzos de emprendedores, que en conjunto han provocado un verdadero drama humano. Además, los efectos del confinamiento, en nuestra economía son terribles, el Banco Central ya proyectó la caída del PIB entre -7% y -8%, la más grave desde 1954. Un 72% de las empresas no han podido vender y hasta el mismo Gobierno ha reportado una pérdida de L15,500 millones en ingresos tributarios. Estamos peleando dos pandemias; la del covid y la económica, que pone en precario la sostenibilidad y supervivencia de las empresas y la calidad de vida de las familias hondureñas.

¿Cuántos empleos han sido afectados por la paralización de las empresas?

Estimamos que más de 500,000 empleos formales han sido suspendidos o se han perdido definitivamente, y casi un millón de trabajadores informales han perdido su fuente de ingresos. Estos son compatriotas, son hombres y mujeres, con nombre y apellido, con hijos y personas que dependen de ellos para subsistir.

Son hondureños que han quedado sin empleo, sin ingresos, perdiendo esperanzas. Son padres y madres que deben decidir si comer o matricular a sus hijos en las escuelas o universidades.Más de un 63% de las familias nos revelan que han caído sus ingresos, esto provocará además que un estimado de 600,000 hondureños cruzarán el umbral de la pobreza, lo cual es terrible para nuestro país.

¿Cuántas empresas han cerrado desde que inició la pandemia a la fecha?

Es un dato en el cual aún se trabaja, calculamos que a julio un 44.5% de las empresas nacionales habían cerrado. Recientemente hemos podido ver los cierres de tres grandes hoteles, incluso históricos, así como innumerables restaurantes, salones, peluquerías, tiendas, agencias de turismo, etc. Todos los sectores productivos del país han tenido pérdidas y cierres, y cada uno significa hondureños sin empleo, hondureños perdiendo su capacidad adquisitiva, hondureños pasando a engrosar las líneas de pobreza y pobreza extrema.

¿Cuánto tardarán las empresas para volver a recuperar el ritmo económico que se tenía antes de la pandemia?

Depende del sector, puede tomar más o menos tiempo una reactivación de la economía. Esto es algo que dependerá de la zona donde operan las empresas y del sector de actividad económica, no todas lo harán al mismo ritmo, hay sectores como el agro que no se han detenido, más bien esperamos cosechas récord para este año, lo que es una buena noticia en el marco de esta crisis, pues garantizamos la seguridad alimentaria. Sin embargo, hay sectores como el turismo que han tenido un golpe tan grande que se considera ocuparán unos tres años para regresar a las condiciones que tenían en 2019. En el comercio y servicios pueden tardar tres meses para tomar algún ritmo de actividad y la industria también debe retomar ritmo de 3 a 6 meses, pero aún y eso, debemos considerar que el impacto ya es y será aún más severo.

¿Qué recomendaciones dan para que se mejore el manejo de la pandemia?

La salud está en nuestras manos, debemos cumplir a cabalidad los protocolos, lavarnos las manos y mantener el distanciamiento social. Apostamos por la atención primaria preventiva, hemos apoyado dotando de insumos, equipos y pruebas rápidas, e impulsando los centros de triaje con la ayuda de las empresas y gremiales. Se requiere de coordinación entre el sector privado y público, así como la coordinación interinstitucional del sector gubernamental para mejorar la gestión.

La Prensa