Más noticias

Guerra comercial es oportunidad para buscar nuevos mercados

Para Honduras, los efectos de la imposición de aranceles entre Estados Unidos y China son indirectos.

De la reelección de Trump depende mucho que siga la tensión comercial.
De la reelección de Trump depende mucho que siga la tensión comercial.

San Pedro Sula, Honduras.

Donald Trump se ha propuesto desde marzo del año pasado equilibrar el intercambio comercial entre Estados Unidos y China; aunque hasta ahora y a pesar de la imposición de aranceles a la potencia asiática, los resultados son casi nulos.

Aun así, las tensiones tienen al resto del mundo en una incertidumbre financiera que ha repercutido en los mercados, creando depreciación en monedas e incremento de precios en las materias primas.

Ayer entró en vigor la aplicación del 15% a importaciones chinas de parte del Gobierno de Estados Unidos, las cuales incluyen artículos que van desde relojes inteligentes y televisores hasta zapatos, pañales, equipos deportivos, lácteos y cárnicos.

De acuerdo con los analistas, esta será la primera vez desde que Donald Trump inició su guerra comercial que los estadounidenses enfrentan la posibilidad de aumentos de precios porque muchas compañías de ese país dicen que se verán obligadas a transferirles a los consumidores los incrementos que pagarán para adquirir bienes chinos.

LEA: “Cual bicicleta”, la iniciativa de un productor de café orgánico

En un su Twitter, Trump señaló que “a partir del primero de octubre, los 250,000 millones de dólares de bienes y productos procedentes de China, que actualmente están gravados con un 25%, estarán gravados con un 30%”. De igual forma, para el 15 de diciembre, está previsto que se aplique ese incremento sobre el resto de esos 300,000 millones de dólares de bienes chinos, que serían unos $160,000 millones. Antes de la aplicación de los medidas de ayer, el 50.6% de las importaciones chinas estaban afectadas por los aranceles que ha ido imponiendo Trump. Ahora ese porcentaje de bienes chinos creció hasta el 68.5% y llegará al 96.8% el 15 de diciembre próximo.LC comercio 020919(1024x768)

En Honduras.

Los efectos para el mercado nacional con la guerra comercial entre EUA y China son indirectos, coinciden analistas; a pesar de ello, la incertidumbre actual es una oportunidad para diversificar el comercio, buscar más socios comerciales y atraer nuevas inversiones.

“El principal socio comercial de Honduras es Estados Unidos. No tenemos un mercado diversificado y claramente dependemos de lo que EUA quiera o no quiera comprar. Si no empezamos a ver a China, Rusia o incluso a nuestros países vecinos como socios comerciales, vamos a estar dependiendo siempre de la volatilidad que pueda tener Estados Unidos”, opinó Horacio Lovo, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas, Administrativas y Contables de la Unah.

El también economista recordó que, ahora mismo, Honduras no tiene como socio comercial a China, y en dado caso que se viera afectado por la guerra comercial entre las dos potencias económicas sería indirectamente.

Para Lovo, Honduras debe identificar nuevos socios comerciales. “Por ejemplo, en América del Sur, Argentina, Brasil y Chile miran a Estados Unidos como un socio más, puesto que sus mayores socios comerciales son el mercado intrarregional. En el caso nuestro, como EUA es nuestro mayor socio comercial, sí hay repercusiones, pero si llegarán serán indirectas”.

El economista estadounidense James Henry dijo durante una entrevista a LA PRENSA que la continuación de la guerra comercial dependerá, básicamente, si Trump es reelegido en los comicios del próximo año. A su criterio, el mayor impacto de la guerra comercial para Honduras es por parte de China, que buscará alternativas y fuentes de productos agrícolas. “Así que si Honduras y otros países centroamericanos pudieran convertirse en proveedores de café u otros productos para China, esto les representaría una oportunidad de diversificar sus mercados”, agregó Henry, aunque advirtió que por ahora esa posibilidad no es factible. Expertos consultados indicaron también que si Honduras o el resto de países centroamericanos buscan más socios comerciales deben proporcionar seguridad jurídica y seguridad física, además de tener las condiciones para la atracción de inversión extranjera directa.