Burdeos, Francia.

El Girondins de Burdeos, donde milita el delantero hondureño Alberth Elis, quedó este sábado condenado al descenso tras empatar a cero en casa contra el Lorient, en la penúltima jornada de la Ligue 1 de Francia.

Elis dijo adiós a la temporada desde el mes pasado tras someterse a una operación de meniscos de su rodilla derecha. El atacante catracho, que sumó 9 goles en 20 partidos con el Burdeos, está en recuperación.

No aprovechó el Burdeos la opción que se le presentó en su estadio, con un triunfo podía seguir en la lucha por mantener la categoría en la máxima competición del fútbol francés.

Pero el empate deja prácticamente descendido a ‘Les Girondins‘, colistas. Solo una carambola, con marcadores impensables y goleadas imposibles salvarían al conjunto de David Guion, con tres puntos menos que el Metz y Saint Etienne.

Es casi imposible que el Burdeos se mantenga en la primera división: está a tres puntos del Metz con una diferencia de goles muy desfavorable (-29 contra los -41 del Burdeos).

El Girondins de Burdeos no pudo ganar en casa contra el Lorient.

En la última fecha, el Girondins ocuparía ganar por una diferencia de 12 goles al Brest para aspirar a jugar el playoff de descenso (el puesto 18 es quien tiene esa oportunidad). Además, debe esperar que el Saint-Éttiene y el Metz pierdan, una combinación que parece impensada.

El Troyes, el Clermont y el Lorient, a pesar de que no ganaron, aseguraron su permanencia en la Liga francesa beneficiados por el tropiezo del Saint Etienne que cayó a la penúltima plaza. El Metz, que sumó los tres puntos, se sitúa antepenúltimo y se aferra a la promoción para seguir en la elite.

El batacazo del Saint Etienne fue mayúsculo. Encajó su cuarta derrota seguida. Perdió ante el Reims del español Oscar García Junyent que no se jugaba nada (1-2).

El Saint Etienne, el equipo que más títulos de Liga ha logrado en Francia, diez, cayó al abismo, es penúltimo, en descenso. Está igualado a puntos con el Metz que salió del pozo y se situó antepenúltimo, en promoción. La única tabla de salvación.