22/02/2024
12:57 AM

Clayvin Zúniga y su historia: vio la muerte de cerca, su terrible enfermedad, el gesto de Real España y lo que compró con su primer salario

El delantero del Marathón recuerda los ataques de epilepsia que sufría, su paso por el extranjero y como se convirtió en un ‘9‘ goleador.

San Pedro Sula, Honduras.

Muchas veces la vida puede llevar a pruebas muy duras, que en primera instancia parecieran imposibles de superar, al extremo de meditar detenidamente sobre abandonar algo por lo que se ha trabajado tanto, pero es ahí donde el carácter, el amor de los tuyos y las ganas de salir adelante, llevan a hacer la diferencia.

Pareciera un deja vu para muchas personas, pero se trata de la historia que describe a nuestro protagonista de hoy: al hombre gol del Marathón y del Torneo Apertura 2022, Clayvin Julián Zúniga, quien habló de manera abierta como muy pocas veces se le ha escuchado.

En entrevista para Grupo OPSA desde la intimidad del Monstruo Verde, el Yankel Rosenthal, con un oriundo de Puerto Cortés, con palabras sobradas de sensatez y humildad contó que, a sus 31 años, el fútbol, más de ser el deporte que practica, se ha convertido en, “un camino de aprendizaje para mí”.

El atacante hondureño compartió algunos recuerdos de su extenso paso por la Primera División en El Salvador donde llegó como un desconocido en 2015, pero con sus goles fue ganando respeto y admiración, al punto de que la federación salvadoreña tocara su puerta para una nacionalización.

VER MÁS: EL DÍA QUE CLAYVIN ZÚNIGA ESTUVO CERCA DE LA MUERTE

Además, recabó de sus recuerdos cuando sufría de convulsiones producto de crisis epilépticas que lo llevaron a estar cerca del retiro por lo duro que fue el momento y la falta de oportunidad en los equipos de la Liga Nacional debido a la enfermedad que padecía, pero según Zúniga, Dios, su familia y sus dos hijas, María Sofía y Dara Zohet, fueron su punto de fuerza para seguir adelante.

Clayvin Zúniga revela que aceptó volver a Honduras para fichar por el Marathón para estar cerca de su familia.

ENTREVISTA A CLAYVIN ZÚNIGA

¿Cómo te sientes a tus 31 años hablando en términos generales de tu vida?

Bien. Muy bien, gracias a Dios, la verdad que las cosas siempre me han salido de la manera que yo las he buscado, y hasta el día de hoy me siento muy contento con todo lo que me ha pasado.

¿Cómo catalogarías tu carrera?

Como una carrera bastante difícil, muchas complejidades, debido a circunstancias que se me han presentado, como problemas de salud, recuerdo que cuando recién llegué a El Salvador tuve una fractura de tibia y peroné y estuve fuera casi un año. Ese episodio fue muy frustrante para mí porque el regreso a las canchas fue tardío, pero al final, por la voluntad de Dios estamos practicando fútbol nuevamente.

Ya eres un jugador experimentado, pero ¿qué consideras que te falta por cumplir?

Sí, como tú lo dices, ya soy un jugador con una edad importante, pero las ganas de seguir en este deporte no se acaban, y me faltan muchas cosas por cumplir. Quiero salir campeón con este equipo, esa fue una de las metas que me puse cuando fiché.

¿En todos estos años hay algo que tienes para reprocharle al fútbol?

En la vida y en el fútbol se nos da lo que nos merecemos. Hay situaciones complicadas que si las tomamos desde una buena perspectiva se puede decir que te ayudan a crecer y mejorar en todo. En esta profesión siempre estás expuesto al margen de error y a la vuelta de la esquina tienes tu revancha. No tengo nada que reprochar porque esto ha sido un camino de aprendizaje para mí.

El delantero hondureño está contento de vestir la camiseta del Monstruo Verde.

Recuerdo que tu posición natural era extremo, ¿cuándo te diste cuenta que eras un goleador?

Ja, ja, ja, bueno... recuerdo que se fue dando por circunstancias de los partidos y cuerpos técnicos. Comencé jugando orientado por las bandas porque aquí consideraron que era mi fuerte, pero en un momento en El Salvador un director técnico (Mauricio “Tuco” Alfaro), me quiso probar jugando de nueve y todo salió como esperábamos. Me sentí bien, vinieron los goles y aprendí a jugar la posición.

Te gustó celebrar más seguido, ¿verdad?

(Risas...) Al principio era más de asistencias, creaba jugadas para mí como para mis compañeros, pero ahora me he vuelto un delantero que posee bastantes virtudes.

Muchos dicen que un goleador cobra mejor que las otras posiciones, ¿es así?

Es bastante difícil poder decirte que sí porque el trabajo siempre se hace en equipo, si no te alimentan con jugadas es complicado hacer goles. Todo depende de un trabajo colectivo.

Clayvin Zúniga debutó en la Liga Nacional con el Real España en 2010.

Muchos piensan que eres un jugador nuevo porque saliste a los 24 años al fútbol salvadoreño, ¿cuánta diferencia hay de aquel entonces al Clayvin actual?

Maduré enormemente futbolísticamente, he aprendido muchas cosas como jugar, más en conjunto, antes era muy individualista por eso recibía golpes que me causaban lesiones. Ahora aprendí a desenvolverme en el terreno de juego y le he sacado provecho.

¿Por qué se dio tu salida en ese momento? ¿Había poca oportunidad en la Liga Nacional?

Mi última temporada antes de irme fue en el Deportes Sabio, pero me fui porque algunos equipos daban propuestas con salarios muy bajos que no ayudaban a darle un sostén a la familia. Eso fue muy duro y frustrante porque en ese momento estaba sufriendo un problema de salud, yo convulsionaba y ese era el temor de los equipos o la forma en que aprovechaban, tal vez, en ofrecerme un salario en el que yo no pudiera tener opción. No quería regalar mi trabajo.

Luego salió la oportunidad de ir a El Salvador, le dije a mi hermano que me acompañara en esa aventura. 12 horas en bus, no conocíamos el camino, solo nos habían indicado la ruta, y así fue como se dio. Fue difícil porque allá nadie me conocía cuando llegué, me acomodaron en condiciones poco éticas, pero todo cambió cuando me vieron haciendo lo que me gusta y todo fue mejorando.

Marcaste 32 goles en dos temporadas y recuerdo que esas anotaciones hicieron que naciera el rumor de la nacionalización, ¿al final qué sucedió?

Las cosas salieron muy bien por allá. Hubo pláticas con la federación, pero debía cumplir un periodo en el país para que eso fuera una realidad, después de eso se dio lo de mi salida a la India y después de eso las posibilidades se fueron haciendo más escasas.

Zúniga jugó en el Deportes Savio de 2012 a 2014.

¿Cómo describirías ese pasaje en el país asiático?

Lo puedo describir como una aventura y un reto para mí, para ver hasta dónde podía llegar y me di cuenta que los seres humanos no tenemos límites, podemos hacer las cosas que nos propongamos. Ir allá fue de muchas anécdotas, desde que llegué al aeropuerto, todo se miraba diferente, no sabía qué hacer porque no sabía comunicarme y una persona se acercó para preguntarme qué hacía, dónde iba, fue en inglés, yo no le entendía mucho, pero le mostré el ticket y me indicó lo que tenía que hacer. Allá hay muchas comidas muy peculiares.

¿Te tocó comer algo diferente?

La verdad que todo se miraba raro, pero al final el arroz es arroz, el pescado es pescado, la carne es lo único que no se ve allá por la cultura de ellos. Casi todo es similar, solo que utilizan otros condimentos para preparar los alimentos”.

¿Es muy diferente el fútbol de ese país al centroamericano?

La infraestructura es de primer nivel, las canchas son muy buenas, eso hace que el fútbol sea más fluido, que el balón ruede más rápido y el tema táctico se trabaja continuamente porque hay entrenadores europeos y argentinos.

Clayvin, recuerdo varios episodios fuertes cuando caías en los estadios por ataques de epilepsia, ¿cómo has podido controlar la enfermedad?

La última vez que me dio fue en 2015 y nunca más me volvió a dar a pesar que nunca tomé medicamentos, así como llegó, así desapareció de la nada. Hoy por hoy me siento muy bien, de hecho, cuando le comenté a mi pareja, porque ella es salvadoreña (Cristina Gabriela Aguilar) se preocupó, pero hemos llevado una vida muy tranquila y eso me pone muy feliz.

¿Qué pasaba por tu cabeza cuando mirabas esas imágenes ya en tu casa?

Me sentía bastante mal porque no sabía que era lo que estaba sucediendo. Me hicieron cualquier cantidad de estudios médicos, ultrasonidos cerebrales y los médicos nunca encontraban nada, nunca supe qué era lo que ocasionaba eso”.

El jugador hondureño sufrió un episodio epiléptico jugando para el Municipal Limeño de El Salvador.

¿Hubo lágrimas?

Ufff... sí, pero nunca se las manifesté a mi familia porque ellos pasaban muy tristes y preocupados. Yo me encerraba solo en mi cuarto a llorar porque no es nada fácil ver mal a tu familiares, a algunos amigos que siempre estuvieron respaldándome. Es algo muy emotivo y te hace ver la vida desde otra perspectiva, el lado humano siempre es lo más importante.

¿El retiro fue una opción?

La verdad que sí, previo al viaje a El Salvador le hice saber a mi familia que ya estaba aburrido de todo eso porque las puertas se me cerraban por esa causa, estaba practicante derrotado, no sabía qué hacer y había optado por dejar de jugar, pero solo Dios sabe el propósito que tiene para cada uno.

¿De dónde tomas fuerzas o quién es ese apoyo que te ayudó a seguir en el fútbol?

Las fuerzas siempre vienen de Dios, mi familia que siempre me ha apoyado y mis dos hijas, María Sofía Zúniga de 10 años y Dara Zohet de 7 años, ellas son mi razón de ser, mi motor y saben que todo el esfuerzo que hago es por ellas.

Estabas en el Real España cuando te sucedía continuamente, ¿fue esa una razón para que te hallan separado del equipo?

Pienso que eso fue porque después del debut todo venía bien, al año siguiente fuimos campeones, luego Concacaf y después de eso tomé mucho más protagonismo, pero cuando continuaron las convulsiones, la directiva decidió separarme. Ellos, a pesar de todo, hicieron su parte, por ellos fue que fui a Estados Unidos a hacerme algunos chequeos médicos, siempre me apoyaron en ese aspecto, pero como no se encontraba el origen de todo, se agotaron las energías; sin embargo, todo quedó muy bien con ellos.

Ahora, ¿en Marathón cómo te sientes?

Desde que recibí la primera llamada de los directivos me sorprendió y la idea de jugar en Marathón me entusiasmó mucho. Tenía algunas propuestas avanzadas de llegar a otros lugares, pero al final, el deseo de volver y estar más cerca de la familia luego de muchos años estando lejos, me terminó de convencer.

SE VIENE EL CLÁSICO SAMPEDRANO

Clayvin Zúniga es el goleador del campeonato actualmente con cuatro goles.

¿Te ilusiona seguir marcando ante el equipo que te hizo debutar?

Se viene uno de los partidos más importantes para nosotros, lo hemos visto desde ese punto de vista, el clásico es un partido que vamos a buscar ganar con toda la concentración posible, será lo que haga equivocarnos menos.

Han tenido un inicio de torneo de altas y bajas, ¿un triunfo el domingo les daría un empujón anímico?

Claro que sí, el partido anterior también fue muy importante, lastimosamente no pudimos sumar los tres puntos, pero llegamos más tranquilo para enfrentar al Real España.

Llegaste al último micro ciclo de la Selección Nacional, ¿es una meta que te sigan llamando, especialmente ahora que se vienen juegos contra Argentina y Arabia Saudita?

La selección es algo que motiva a todo futbolista, todos trabajamos para estar ahí. Me ilusiono por seguir en esa lista, pero eso depende del rendimiento que uno demuestre, por eso estoy aquí con mi equipo tratando de aportar lo más que pueda y cuando se presente la oportunidad, encontrarme con un nivel óptimo.

Clayvin Zúniga está listo para disputar el clásico sampedrano contra Real España.

CORTITAS Y AL PIE

La red social que más usa Clayvin es: Instagram.

Te gusta la música: Ranchera.

Si no hubieras sido futbolista a qué te dedicarías: Ingeniero.

Clayvin, con su primer salario compró: Leche para mi hija.

El futbolista que admiras es: Cristiano Ronaldo.

En el mundial le vas a: Francia.

El equipo al que más te ha gustado hacerle goles es: Santa Tecla de El Salvador.

El defensa más complicado en Liga Nacional es: Henry Figueroa del Vida.

Al final de la temporada te ves: Campeón con Marathón.

QUIÉN ES CLAYVIN

Nombre: Clayvin Julián Zúniga Bernárdez.

Edad: 31 años.

Lugar de nacimiento: Puerto Cortés.

Posición: Delantero.

Equipo actual: Marathón.

Goles en el Torneo Apertura 2022-23: 4.

Clubes donde ha jugado: Real España, Deportes Savio, Real Sociedad, Municipal Limeño (El Salvador), Churchill Brothers (India) y el FAS (El Salvador).