Honduras: Crean comedor comunitario para ayudar a afectados por la pandemia

Esta ejemplar iniciativa abrirá sus puertas el lunes, siete de septiembre, y pretenden regalar 1,000 platos de comida cada día.

El comedor está ubicado en la primera calle de San Pedro Sula, frente al centro comercial Nova Prisa. En redes sociales ya circulan imágenes.
El comedor está ubicado en la primera calle de San Pedro Sula, frente al centro comercial Nova Prisa. En redes sociales ya circulan imágenes.

San Pedro Sula, Honduras.

Hondureños de noble corazón darán inicio el lunes, siete de septiembre, a un comedor comunitario que ofrecerá alimento a las personas más afectadas por la pandemia de COVID-19 en el país.

Esta ejemplar iniciativa está ubicada frente al centro comercial Nova Prisa en San Pedro Sula, zona norte de Honduras, y atenderá en un horario de 10:30 am a 1:30 pm.

El objetivo es entregar 1,000 platos de comida al día y una Pepsi, durante tres meses, a cualquier persona que lo esté pasando muy mal actualmente.

Además lea: "Llegué a pesar 268 libras, mi vida era un infierno", confesó Carol Padilla, sobreviviente de violencia doméstica

El único requisito que solicitan para ingresar al comedor es tener hambre y no tener alimento en casa.

Sin embargo, las personas deben cumplir con las medidas de bioseguridad que se han establecido por las autoridades para evitar el contagio del coronavirus.

En algunos rótulos colocados en las afueras especifican que es necesario respetar los espacios y el orden de cada fila para que se cumpla el distanciamiento social; además es importante utilizar mascarilla.

Hasta el momento, se conoce que quienes preparan los alimentos son personas que han perdido su trabajo y que se han sumado a este bonito proyecto.

En redes sociales ya circulan fotos y cientos de mensajes positivos alabando la iniciativa, dado que muchas familias en el país han sido duramente afectadas por la pandemia.

Cabe mencionar que el número de personas pidiendo en las calles de Honduras se ha aumentado a raíz de la crisis sanitaria y se ha convertido en otra pandemia.

Esta realidad impulsó a los creadores de este comedor comunitario a no quedarse de brazos cruzados y crear un proyecto de ayuda exponencial.



La Prensa