La fantasía, terapia para estimular el sexo