Un mundo aperlado para todo el día

Las perlas dejaron su estatus de joyas para lucir solo de noche para convertirse en accesorios básicos tanto para el día como para cualquier tipo de “looks”

Redacción. Se dice que Chanel revolucionó la moda con un suéter negro y un collar de perlas, y la verdad es que estos elementos de joyería, ya sea en un collar o en unos aretes colgantes, se han convertido en clásicos de la moda universal dada su belleza, poderes que se le atribuyen.

Así, aunque algunos dicen que son “lágrimas de la luna”, la verdad es que las perlas siempre han estado relacionadas con la opulencia y la elegancia, razón por la cual la obsesión por ellas está hoy en todos los desfiles y en las redes sociales.

Y, lo que es más, hasta tiene un nombre para definir este fenómeno: “pearlcore”. Además, han perdido su estatus de joyas que se usan solo para la noche, ya que hoy se ven a cualquier hora del día, aun en “looks” más casuales y hasta del tipo “athleisure”, como puede verse en las series “And Just Like That”, “Élite” o “Euphoria”.

Estas esferas nacaradas con reflejos de varios colores se asocian hoy a los “looks” más “cools” y no se conforman con aposentarse en collares, sino que aparecen en cinturones, corsés, brasieres, zapatos, sandalias y casi en cualquier prenda o accesorio.

Un mundo aperlado para todo el día

“Lo de hoy es llevar las perlas incorporadas en la ropa, desde una chaqueta de mezclilla hasta un suéter de punto, lo que las convierte en un elemento muy elegante y versátil”, dice la experta en imagen Mónica Bravo.

Accesorios

Puedes lucir esta tendencia por medio de los accesorios clásicos como un collar choker, aritos o anillos.

Moda masculina

Desde que Harry Styles las puso de moda, las perlas son ahora unisex. Se usan tanto en “looks” casuales como formales.

Fajones

Así como Chanel lanzó sus fajas de perlas estilo cadena, Dolce & Gabbana le apuesta a las hebillas aperladas.

Carteras

Existe una gran variedad de diseños de carteras de mano con perlas decorativas como colgantes.

Un mundo aperlado para todo el día