Razones para usar todas el “primer”

El también conocido como prebase, es uno de los productos básicos que deben estar en tu estuche de maquillaje

Redacción. Un maquillaje perfecto empieza por preparar bien la piel. Hidratarla, unificar el tono y la textura, matificar o reducir la apariencia de los poros es fundamental para que el resultado final sea más bonito y duradero y ahí entra en acción el “primer”. Si alguna vez te has preguntado para qué sirve y cuándo se aplica, quédate con esto: el “primer” es el primer paso de tu rutina de belleza, una prebase para acondicionar tu piel antes de aplicar el maquillaje. Recuerda: el primer es lo primero, ¡el primer paso!

Pero la importancia de usar primer en el maquillaje no queda aquí, ya que tiene múltiples ventajas.

Uno de sus puntos fuertes es que permite que el make up permanezca fijo durante horas, lo cual es perfecto para aquellos eventos en los que te interesa ir bien maquillada durante más tiempo.

La prebase logra que tanto la base del maquillaje como los polvos compactos sean más resistentes y duren más durante tus rutinas diarias.

Por otro lado, el primer de maquillaje sirve para matizar tu piel y difuminar las imperfecciones, logrando disimular granos y manchas. Además, el primer de maquillaje aporta luminosidad a tu rostro e, incluso, te permite controlar mejor los brillos, gracias a su poder matizador y atenuante.

Dependiendo de las necesidades que desees cubrir podrás elegir entre diferentes tipos de primer. Y ¿cómo elegir un primer? Entre las principales opciones destacan:

Primer blanco: para minimizar y alisar poros.

Primer rojo: para aportar luminosidad a tu rostro.

Primer verde: para atenuar y reducir imperfecciones, como rojeces o granitos que quieras disimular.

Cómo aplicarlo. Ahora que sabes qué es el primer de maquillaje y para qué sirve, te contamos cómo aplicarlo. La aplicación del primer de maquillaje es muy sencilla. Para hacerlo correctamente, sigue estos pasos:

Aplica en la yema de tus dedos una pequeña cantidad de prebase.

A continuación, extiéndelo por el área a atenuar o matizar, empezando por el centro de la cara hacia el exterior. Coloca la mayor cantidad de primer en la zona del contorno del rostro, puesto que es la parte más seca, pero evita poner prebase en todo el rostro si no es necesario.

Cuando ya tengas el primer de maquillaje aplicado, podrás agregar una capa de base de maquillaje y realzarla con un iluminador.

Puedes ayudarte con una brocha para lograr un resultado natural y perfecto.